El viaje del elefante

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jesús Dulce Hernández

Jesús Dulce Hernández

Columna: Anaquel

e-mail: ja.dulce@gmail.com

Un viaje con animales siempre será una aventura, más aún si uno de ellos es un elefante.

Para que se hagan una idea, imagínense ustedes que emprenden un recorrido desde Lima (Perú) hasta Santa Marta (Colombia) por tierra y sólo con el objetivo de trasportar un elefante de la India, a cuyo paso va toda la caravana.

Pues bien, precisamente en esta oportunidad quiero hablarles de un libro que leí reciéntemente titulado "El viaje del elefante" de Punto de lectura (ediciones Santillana) en una versión bastante pequeña, curiosa y agradable que conseguí en la librería Libri Mundi de Guayaquil, hace ya algún tiempo. Su autor, el nobel de literatura portugués José Saramago.

Muchos conocen a Saramago por el libro "Ensayo sobre la Ceguera" o cuando menos por la película del director brasilero Fernando Meirelles, conocida en español como "Ceguera". Sin embargo, "El viaje del elefante", penúltima obra del autor lusitano, es, más que una novela, un verdadero cuento.

La historia está basada en el recorrido que hace un elefante indio que pertenecía a los reyes de Portugal Juan III y Catalina de Austria, desde Lisboa hasta Viena, con motivo de la donación que los reyes portugueses hicieran de un paquidermo llamado Salomón, al archiduque Maximi-liano II de Austria y su esposa María, hija del emperador Carlos V.

En el transcurrir del viaje se revelan un sin número de historias que acompañan a la guardia real portuguesa, que tiene la misión de entregar primero el elefante al ejército imperial de Maximiliano para que luego éste a su vez lo lleve consigo hasta la capital del vals.

No obstante, pese a lo que varios analistas literarios han resumido de esta obra, argumentando que Saramago quiso con ella hacer una especie de reflexión sobre la condición humana y no sé qué más cosas, "El viaje del elefante", no es más que un cuento largo y, por cierto, un gran cuento. Tal vez los episodios que Saramago deja plasmados en aquella odisea, dan pie al análisis del pensamiento y proceder de los seres humanos que los integran, pero un libro como este dudo mucho de que haya sido escrito con ese fin.

La literatura no siempre tiene que ser escrita con fines filosóficos o psicológicos. También se escriben cuentos y se narran historias por el simple hecho de querer contarlas. Es un placer en sí mismo, que tiene un alto contenido de belleza, y en eso consiste su profundidad.

Sin duda alguna, "El viaje del elefante" es una historia plagada de personajes llamativos, como el cornaca o cuidandero del animal, llamado Subhro, e incluso los mismos reyes de Portugal, quienes con reacciones contradictorias, logran producir en el lector sendos momentos de hilaridad, característica propia, además, de estas monarquías peninsulares.

No por eso, la obra deja de ser un cuento bien contado, cuyo principal objetivo pareciera ser el de llevarnos con el elefante Salomón al interior de una travesía renacentista, en la que reyes y súbditos se interrelacionan alrededor de un animal de tamaño descomunal y corazón noble, con el que logran no sólo afianzar relaciones sino hacerle ver al mundo que los reyes y gobernantes siempre tendrán cosas más importantes en qué pensar a parte de los problemas injustificados del pueblo.

Para los que quieran leer las primeras páginas de este entretenido libro, pueden dirigirse a la página web: http://www.puntodelectura.com/uploads/ficheros/libro/primeras-paginas/201111/primeras-paginas-viaje-elefante.pdf

Más Noticias de esta sección

Publicidad