Políticos y escándalos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jacobo Solano Cerchiaro

Jacobo Solano Cerchiaro

Columna: Opinión

e-mail: jacobosolanoc@hotmail.com

Twitter: @JacoboSolanoC

Al parecer en Colombia algunos políticos creen tener licencia para realizar toda clase de escándalos de poca monta.

No cesan sus polémicas actuaciones y en los últimos días hemos presenciado de todo: agresión verbal, violencia femenina, tráfico de influencias, infracciones de tránsito, amparados en su calidad de servidores públicos, pretenden hacer lo que se le viene en gana, atropellando las instituciones y tratando de pasarse por la faja la ley, simplemente porque ostentan un cargo, que dicho sea de paso, es de elección popular y se debe al favor de la gente, es bueno recordarles que el poder lo tiene el pueblo que los elige y no ellos que se creen dioses, además es efímero y en algunos casos a los 4 años no son nadie por su mala gestión o porque terminan investigados y hasta encarcelados.

Cuando lo que les corresponde es ser absolutamente éticos, defensores del valor de la dignidad de los seres humanos por encima de cualquier consideración ideológica.

Por solo citar tres episodios patéticos: El caso del diputado Meza, quien agredió con un lenguaje vulgar, que no vale la pena mencionar, a una comunidad sufrida por el olvido del estado y una circunstancia de pobreza como es la gente del Chocó, dejando de lado la tolerancia, el respeto y la convivencia, entre semejantes, protagonizando un escándalo que sacudió al país por su crudeza.

Otro lio que estremeció a la sociedad y fue foco de los medios nacionales es el del concejal de Valledupar, Pepe Yamin.

Su cuñada, Tatiana Betancourt, asegura que viene agrediendo sistemáticamente a su hermana y protagonizando altercados con otros miembros de su familia, lo que le ha costando investigaciones por parte del comité de ética del partido de la U y por la Fiscalía por una presunta agresión en contra de su esposa, por lo que en estos momentos se le sigue una indagación preliminar por el delito de violencia intrafamiliar, además, el propio fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, dijo "haber solicitado información al interior de esta institución sobre el avance de este tema", al parecer, algo extraño ocurre, porque según las afectadas las denuncias no caminan.

El otro incidente, que ha ocupado las primeras planas y que tiene a la opinión pública molesta, fue lo ocurrido con el "honorable" Senador Eduardo Merlano en Barranquilla al ser requerido por las autoridades de tránsito para una prueba de alcoholemia a la que se opuso, disculpándose en su credencial y en sus 50.000 votos!, que tampoco son tantos, de acuerdo a la Registraduría sólo fueron 37.195.

Como si fuera poco, no presentó la licencia de conducción y de ñapa, valiéndose de sus influencias, intentó remover de su cargo a los patrulleros, causando la salida al comandante de policía de Barranquilla Brigadier General Óscar Pérez Cárdenas, quien acabó con su carrera por seguirle la cuerda al Senador que sigue muy campante en su cargo ganándose $22.000.000.

Es de admirar la reacción de la alcaldesa de Barranquilla Elsa Noguera al respaldar a los patrulleros, quienes por poco salen de la institución.

Actuaciones como estas reflejan lo mal que anda nuestra sociedad, especialmente si vienen de los encargados de regir nuestros destinos, personas que ostentan autoridad o reconocimiento público.

Son seres humanos y todos cometemos errores, lo grave es no reconocerlo y tratar de acudir a prácticas o abusar de cualquier condición de privilegio para encubrir lo ocurrido, que a la postre termina agravando el asunto.

Los políticos deben tener en cuenta que están en el ojo de la comunidad y cualquier sobresalto será visto como un mal ejemplo.

Más Noticias de esta sección

Publicidad