Transparencia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Edmundo Jiménez Valest

Edmundo Jiménez Valest

Columna: El Hurón

e-mail: [email protected]

El Señor Gobernador del Magdalena, en los diferentes discursos donde ha podido estar ha manifestado con vehemencia, que su administración es de puertas abiertas y transparentes. Hay que creerle al burgomaestre.

Pero ello no es óbice para no discernir referente a lo manifestado por el gobernante, teniendo en cuenta que sólo no puede hacerlo, necesita de la colaboración eficiente y compromiso de su gabinete y de toda la población magdalenense.

Compromiso que no ha sido pedido aún, por el mandatario seccional. No basta con manifestarlo, sino que es necesario ponerlo en práctica, de manera efectiva durante todo su mandato, dando ejemplo para las administraciones venideras.

El Legislador fue sabio en ese sentido al insertar en la Constitución y la Ley, mecanismos de participación ciudadana que ayudan a las diferentes administraciones a llevar a cabo con eficiencia la tarea de administrar la cosa pública. Existe la figura del veedor.

Éste representa la sociedad en lo que corresponde a sí las actuaciones administrativas del gobernante guardan total relación con el Plan de Desarrollo Departamental y Nacional o, por lo contrario, se encuentran por fuera de lo que estipula esa Ley marco. Igualmente vigila sí las obras sociales contratadas son las indicadas para el mejoramiento de la calidad de vida de los asociados más necesitados y si los contratos son ejecutados conforme las especificaciones técnicas y, que los dineros del presupuesto se le dé el destino que la norma indica.

Es una figura que el gobernante nombrará por un Decreto, sin tener en cuenta sus condiciones políticas, raza y religión, sino aquellas que generen confianza, responsabilidad e imparcialidad. El Veedor también estará atento sí la población participa de manera masiva en las decisiones administrativas en la organización de la comunidad.

Igualmente, encontramos la figura de los veedores sociales, regulados por la Ley. Son los guardianes de que se cumplan los Actos administrativos del gobernante y a su llamado, vigilarán cada una de las obras que se lleve a cabo en los diferentes municipios y veredas y, que se ejecuten todos los contratos conforme a sus especificaciones técnicas.

Si el señor Gobernador no ha constituido las figuras de los Veedores ciudadanos y no ha nombrado y posesionado el Veedor, entonces no se podrá hablar de administración de puertas abiertas ni mucho menos de transparencia en la forma de administrar la cosa pública, especialmente, en la contratación administrativa y la correspondiente ejecución de los contratos, como quiera que constituye las venas abiertas del erario público por donde se esfuman los recursos económicos públicos.

Sí efectivamente el señor Gobernador del Magdalena quiere dar señal o muestra de que los recursos públicos de los magdalenenses los está invirtiendo donde debe ser, no es suficiente que lo afirme, sino, que es necesario mostrarlo, liderando el llamado a todos los miembros de los sindicatos de trabajadores, sectores productivos, los gremios y la sociedad organizada como son las Juntas de Acciones Comunales, a fin de que se constituyan en ese ojo visor y que den fe que efectivamente los recursos son bien invertidos socialmente.

Publicidad