La investigación criminal

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

Con un sentido patriótico y de aportar ideas, vemos cómo la investigación criminal ha venido cayendo de nivel. Hemos entrado en un sistema cuya investigación no es integral, es decir, investigar lo desfavorable y lo favorable al reo.

La policía judicial ha asumido ese rol, y no hay policía judicial para tantas investigaciones en Colombia donde cualquier bagatela es materia de investigación. La Fiscalía lo único que elabora es un simple programa metodológico y se puede decir que con simples elementos materiales y evidencias se priva de la libertad a una persona, ya que las pruebas únicamente se decretan y practican en la etapa del juicio.

Pensamos que si queremos seguir haciendo una reforma a la colombiana, el fiscal ha debido asumir ciertas funciones como hacer interrogatorios, entrevistas, inspecciones y otras pesquisas más, pero no dejar eso en manos de una policía judicial en que los mejores cada día renuncian para dedicarse a sus actividades particulares y menos mucha gente nueva en la policía judicial, que con apenas cursos rápidos ya son miembros de policía judicial y eso le viene haciendo daño a la justicia penal donde todos esperan aciertos y seguridad.

Otro aspecto por estudiar y reformar por el legislador es acabar con la consigna de que si no hubo captura en flagrancia el negocio puede esperar hasta que no prescriba la acción penal, para imputar cargos. Los fiscales, dicen que están llenos de negocios en que no han imputado cargos con la consigna de que no hay capturados en flagrancia y el tiempo se va en audiencias imputando a los flagrantes.

Se hace necesario que el legislador clasifique los delitos en menores y mayores y darle a los delitos menores otro tratamiento legal, ya que al paso que vamos la mora o la demora que es lo mismo avanza a pasos apabullantes y no vemos ni al gobierno ni a los flamantes Fiscales Generales de la Nación presentar proyectos que corrija a tiempo todos esos desfases que no se le debe imputar al sistema cuya oralidad defendemos sino a quienes la obligación de enmendar todos esos entuertos que se ha presentado en el sistema oral.

Vale la pena también revisar la formulación de la Defensoría Pública ya que este personal que permite el acceso a la justicia de una masa que no tenía acceso a la misma se viene recargando tanto de delitos menores como mayores y por el contrario es escaso el numero de defensores cuando el abogado de oficio salió del sistema, pero que puede adaptarse con quienes estén inscritos por el sistema donde quiera que no haya defensores públicos.

Sin embargo, vemos el sentido de pertenencia de la Defensoría pública en asumir la defensa de mucho personal sin recursos, ya que ella va dirigida prioritariamente a la defensa de la clase sin recursos. Hay que admirar el esfuerzo que hace la Defensoría Pública, pero no alcanza para todo el territorio nacional.

El otro aspecto de fondo es entender que la cárcel debe ser para los que verdaderamente deben estar allí, pero llevar personas que no tienen un arraigo o tienen antecedentes que seguramente ya cumplieron y eso es el mejor alimento para que prosperen demandas de reparación contra la Nación por la privación injusta de la libertad. Queremos que estas voces tengan eco en los altos dignatarios del Estado sino queremos que el sistema penal acusatorio colapse y sería triste.

Publicidad