Tema de las drogas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

La cumbre de Cartagena abre boquete para discutir si las drogas deben ser despenalizadas o simplemente regularse su producción y comercialización.

No estamos de acuerdo con la tesis de un alto funcionario del gobierno del Perú cuando decía que éste es un simple problema nacional, cuando a la vista salta que se trata de una conducta transnacional que involucra a productores, traficantes y consumidores.

Estados Unidos tiene la experiencia allá por los años 30 del Siglo pasado en despenalizar el alcohol y acabar con el contrabando de licor y fueron muchas las familias que hicieron grandes fortunas con la penalización. Existe un principio elemental de economía de que si hay demanda hay oferta y eso es lo que pasa con la droga que ha existido a través del tiempo y tan antigua como la misma humanidad.

Hasta qué punto una despenalización progresiva o regulación de las drogas prohibidas sea una política de Estado? Hasta donde sea un punto de vista de salud publica que debe ir coadyuvada por políticas de educación, prevención y rehabilitación en relación con el consumo mismo de los estupefacientes? La sustitución de cultivos ha sido un verdadero fracaso.

El problema no resuelve por narcofila o por narcofobia, sino respondiendo al escenario correspondiente.

En Colombia, no podemos olvidar que posterior al Frente Nacional que perduró por dieciséis años, se atravesó el expresidente Alfonso López Michelsen, quien estableció la ventanilla siniestra del Banco de la República y el negocio del dólar caliente se hizo factible a través de esa ventanilla que compraba y vendía dólares.

Llegaron los famosos carteles de Cali, Medellín, la Costa y el Norte del Valle y comenzó una lucha territorial en razón del tráfico, estilo como el que tiene México en la actualidad y allí comenzó el desastre, pues los dineros del narcotráfico ingresaron a la política y respaldaron a los grupos insurgentes establecidos como organizaciones criminales y se vino encima el terrorismo como la bomba al Edificio del Das, las muertes de Guillermo Cano, Roberto Arenas, Luis Carlos Galán y otros homicidios dentro de ese movimiento paraestatal y podemos decir sin lugar a equivocarnos que habrá guerrilla y paramilitarismo o bandas neoparamilitares mientras haya dineros provenientes del narcotráfico, pero el gran error nacional es creer que atacando punitivamente al narcotráfico se va a acabar con la enfermedad y ese es un grave error, porque la persecución punitiva que haga el Estado va a permitir que los precios internacionales suban y una manera de acabar con la competencia menor, mientras observamos que países consumidores como Estados Unidos manejan como política un derecho premial, como por ejemplo rebajar penas y entrega de partes de los bienes del narcotraficante y en cambio Colombia si bien es cierto que comisa los bienes existe una entidad mas dada a la corrupción que coge esos bienes y los adjudica a supuestos arrendatarios como varios bienes que muy poco pagan el canon de arriendo.

No se le ha dado una función social a esos bienes o que se vendan para invertir socialmente en obras o estimular la educación. No nos engañemos ya que vale la pena esta oportunidad de la cumbre de Cartagena para que se discuta si sería conveniente una despenalización progresiva, ya que no podemos olvidar que mientras haya demanda habrá oferta y la legislación penal es rigurosa sobre el particular ylos precios internacionales suben y esos dineros calientes ninguna función social está cumpliendo.

Vale la pena la discusión pública de esta temática para que Colombia, México y otros países no sigan poniendo muertos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad