La felicidad

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Tovar Delgado

José Tovar Delgado

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La felicidad, es muy relativa, pues no es la misma para todas las personas. Para unas es tener una pareja y tener varios hijos y prolongar el núcleo familiar; otros piensan en tener varios inmuebles, entre fincas, casas, apartamentos para vivienda y otros.

Pero en todo caso la felicidad es algo que debemos procurar tener prontamente todas las personas, pues con ella nos convertimos en mejores seres humanos en todo los aspectos y condiciones de nuestra vida diaria.

Si todas las naciones del mundo fueran amigas y se ayudaran unas a otras, que distinto fuera este mundo. Estaríamos en la gloria; no molestaríamos, ni mucho menos disgustaríamos con ninguno por cosas sin importancia, pues tendríamos todo lo necesario para vivir, y al mismo tiempo, tendríamos relativamente la felicidad que gritamos a cada momento y que tanto necesitamos para ser mejores personas.

Pero hoy, esto no es una realidad, porque necesitamos que haya mucho más trabajo, para un sinnúmero de gente desocupada que todavía existe en nuestras hermosas ciudades y pueblos de nuestro país, sentada en los diferentes parques, y que no tiene para llevar un bocado de comida a su familia. Esa gente se puede volver de un momento a otro en personas malas e indeseables por la desesperación de solucionar sus problemas, pues un ser humano con hambre es capaz de muchas cosas para solucionar sus problemas y de todo lo que necesita para la vida y de su familia.

Se me ocurre pensar, en este momento, que las personas deben trabajar en lo que saben y en lo que verdaderamente les gusta, intelectual, artística o con un simple trabajo.

Las personas de nuestra costa Caribe deben desarrollar el sinnúmero de trabajos que sabe hacer a la perfección como son los productos comestibles típicos de nuestra región y que de seguro tienen mucha colocación en todo el país. Debemos aprovechar los grandes almacenes de cadena nacional, para la distribución de estos productos a toda Colombia, pues sé que de seguro tendrán gran acogida en todo el país, ¿y porque no en el exterior?

Las personas de Santa Marta, se me ocurre pensar, en comercializar las deliciosas pastas de mango, cocadas y conservitas, la pasta de filo etc. que las fabrican deliciosamente en la población de Gaira con toda destreza, esmero y calidad; de seguro muy pronto se podrían colocar también en el exterior, empezando en los países fronterizos. Así se le podría dar trabajo decente y bien remunerado a tantas personas desocupadas que andan como decía anteriormente, sentadas en los diferentes parques de las ciudades planeando cosas no tan sanas para poder sobrevivir más o menos decentemente con su núcleo familiar.

Más Noticias de esta sección

Publicidad