Revive la llama azul

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Andrés Londoño Botero

Andrés Londoño Botero

Columna: Bitácora del primer y cuarto cuadrante

e-mail: [email protected]

Soplan nuevos vientos en aquella casa que ha albergado banderas e ideas azules. Los duros momentos que en la actualidad, ha tenido que avasallar el conservatismo, impulsaron a sus miembros a replantear el funcionamiento del mismo.

Es evidente que, debido a falencias en su estructura, el conservatismo ha perdido prestigio en la vida política colombiana. Sus impetuosos postulados, se han desvanecido por el olvido de sus guardianes.

Con esperanza y alegría, se ha visto la nueva lectura que los conservadores han dado sobre esta institución. La voluntad de realizar una cirugía, la cual puede cambiar la forma de funcionamiento de esta institución, ha alentado a un grupo de jóvenes, quienes juiciosamente han analizado y estudiado los estatutos del partido, a proponer un ambicioso cambio, el cual podría revivir la llama azul en Colombia.

Luego de más de un año de tertulias, en las cuales se analizó la situación que venía atravesando el partido, un grupo de jóvenes detectaron algunos vacíos que estaban afectando, de manera negativa, la dirección del partido Conservador.

Se detectó, en estas tertulias, que el liderazgo y la representación, elementos esenciales para el desarrollo de un movimiento político, estaban siendo restringidas por los actuales estatutos del partido, toda vez que su estructura deja por fuera a personas que le podrían aportar mucho a la colectividad.

La elección popular de los miembros del directorio, en especial del nacional, obliga a los candidatos poseer un musculo electorero y financiero que prácticamente, sólo los congresistas poseen, cerrando de esta manera la posibilidad que surjan nuevos liderazgos basados en la participación activa dentro de la institución.

Los mecanismos de elección popular, han centrado la dirección del partido en la clase parlamentaria, esto ha significado un choque de intereses entre la voluntad de trabajar por el partido y la carga legislativa de quienes los dirigen.

Es por lo último, que surgió la idea de crear grupo focales, los cuales se encargaran de agrupar a los militantes del partido según sus vocaciones. Cada grupo focal representará un sector diferente del conservatismo, como a los jóvenes, mujeres y profesionales. Estos grupos, deberán demostrar su presencia nacional, una vez cumplan con este requisito, podrán acceder a una silla en los órganos de dirección del partido. La persona que ocupará esta silla, será electa, autónomamente por el grupo focal del cual hace parte.

Este sistema le otorga al partido representación, ya que sus militantes podrán encontrar en los órganos de dirección a personas que representen los intereses de su sector. Este sistema alienta la formación de líderes, a través de su participación activa, con vocación de dirección y compromiso por la colectividad.

Solo queda esperar la decisión de quienes tienen la potestad para realizar el cambio de estatutos, ya los militantes se han pronunciado dando sus aportes. Es indispensable darle un nuevo rumbo al partido para poder volver a ser la gran institución que ha sido.

Publicidad