Parque Tayrona

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Manuel Vives Noguera

Manuel Vives Noguera

Columna: Opinión

e-mail: mvivesnoguera@hotmail.com

Resulta que una vez más se ha puesto en el tintero el tema del Parque Nacional Natural Tayrona y atacan abiertamente las posesiones y propiedades en manos de particulares, sin tener en cuenta que son ellos quienes han defendido en innumerables ocasiones el Parque Tayrona, recordemos que hace unos años la famosa y hoy entorpecida e ineficiente Unidad de Parques no tenía ni idea de lo que el Parque Tayrona era, siendo que este supuestamente comprende dese la punta de Taganga y hasta la desembocadura del río Buritaca, lo cual comprende un amplio territorio, sin embargo, se equivocan al mencionar que las áreas en manos de particulares son de grandes cantidades de tierra, siendo que escasamente son el terreno donde se ubican las cabañas de recreo y la de quienes atienden estas, el resto del territorio se mantiene como bosque, al cual las personas o no acceden o poco lo hacen, lo anterior para denotar que las áreas construidas en el parque a penas y son apropiadas siempre que ello no afecte el resto del parque y la mayoría de estas se encuentran a la orilla de las playas, lo cual quiere decir que son los poseedores y propietarios como Rafael Isidro Zúñiga quienes han mantenido y velado por el cuidado del medioambiente y el equilibrio ecológico dentro de un desarrollo sostenible, en el entendido de que la familia Zúñiga utiliza este lugar de recreo con un mínimo impacto social y ecológico, no permitiendo que los colonos sean más, o que los mismos funcionarios de parques hagan de las suyas en este territorio pues a todas luces se cometen errores graves por parte de estos ya que si bien es cierto ellos se suponen son los expertos no tienen ni idea del parque y sus necesidades, las vías de acceso a estos lugares ecoturísticos dan lástima siendo que se cobran grandes sumas de dinero para el acceso al parque, la conservación e investigación de la flora y fauna es paupérrima por no decir que nula, no hay planes reales de educación y concientización para evitar la tala de árboles y la conservación del medio ambiente y lo más preocupante es que sigue siendo manejada desde Bogotá por una persona que no tiene la menor idea de lo que el Parque Tayrona es.

Cabe recordar que los actos de quienes mantienen el parque que en muchas ocasiones son personas humildes pero de buen corazón como los poseedores de Neguanje (para el ejemplo el señor Carlos y la señora Hortensia) que realizan una acción casi heroica por conservar estos predios que tienen diferentes climas, ecosistemas y fauna y flora.

Ahora bien dicho lo anterior cabe preguntarse ¿Cuál es el interés que tienen los "cachacos" en quitarnos el parque?, pues ante un marcado resentimiento de un personaje samario que fue leído por el periodista Samper resolvieron terminar un excelente proyecto hotelero que de Mega no tenía nada, dando por sentado que nosotros los samarios no tenemos derechos en el parque, mientras que el señor Besudo se da la gran vida teniendo un muy mal hotel, que poco o nada brinda y se lleva los pesos ($$$ x 1000000) a Bogotá, recordemos que en temporada la capacidad del parque es rebasada y para ello bloquea o tumba el sistema que para el efecto se instituyó, sin mencionar que para los agradables lodazales del camino a arrecifes tiraron una desastrosa piedra blanca que nada tiene que ver con el entorno natural y no se hizo un hermoso camino de madera encima de el barro pues seguro que era más costoso, entre otros daños casi irrecuperables que sí ha hecho y causado el señor Besudo quien ahora quiere quedarse con el resto del parque siendo que somos los samarios y magdalenenses quienes debemos administrarlo, invertir en él, disfrutarlo, recordemos que la hija del señor Besudo fue ministra de Medio Ambiente y luego consejera en ese sentido del presidente Santos, familia propietaria del periódico El Tiempo, por lo cual no se hace extraño observar fuertes críticas al Parque Nacional Tayrona, sus propietarios y poseedores, aún cuando los samarios y magdalenenses debemos luchar por el Parque Tayrona del Magdalena, ojalá el señor Alcalde y el señor Gobernador se dieran a la tarea de recuperar lo que por derecho nos pertenece y gestionar en Bogotá por el verdadero cuidado de este territorio que los magdalenenses y samarios durante la historia hemos demostrado cuidar pero que ahora nos pretenden arrebatar con tácticas poco correctas.

Publicidad