Reforma constitucional de la justicia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Lopez Carrascal

Alfonso Lopez Carrascal

Columna: Pedagogía Constitucional

e-mail: [email protected]

Afirmaba Rousseau, "Que la justicia siempre será una razón de ser del Estado", y la paz se construye, sobre el respeto a la justicia.

En buena hora, el actual gobierno, más allá de toda coyuntura, ha dado un valiente paso, en sentar principios modernos que avalen reformas a nuestra justicia, y para ello, ha pedido consenso, de la academia y de quienes conforman la élite judicial del país, enclaustrados en las Altas Cortes. El acto legislativo que se ventila, tendrá todo el desarrollo dialéctico, en su discusión, y nos mostramos de acuerdo, en los siguientes puntos:

1. Que se elimine, la comisión de absoluciones, perdón, de la comisión de acusación de la Cámara de Representantes que tiene su fundamento, en la ley estatutaria del Congreso, (Ley 5ª), y no de nuestra Constitución Política. La composición, y conformación de la misma, es de carácter político, y es poco lo que se avanza en los procesos que allí se adelantan, en que sus miembros son recusados por ser de partidos o grupos contrarios a los del ajusticiable y si vemos la historia de esa célula parlamentaria, en el siglo XX vimos como en una se acusó al general Rojas Pinilla y en la otra se permitió la absolución de Ernesto Samper Pizano. Debe crearse un cuerpo especial de juristas independientes o adscribir esas funciones a alguno de los organismos creados por la Carta.

2. Hay que eliminar la doble vía de investigación y juzgamiento, que tiene la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia y el Congreso. Los congresistas investigan y acusan ante el Senado a dichos magistrados, y a su vez los magistrados de la Sala Penal de la Corte, investigan y juzgan a los congresistas. Se presta este cruce, para auspiciar cierto grado de impunidad. Los congresistas deben ser juzgados por la Corte Suprema, pero no darle funciones jurisdiccionales a los congresistas que tienen un interés político, antes que de administradores de justicia, hay que resaltar que hay un expresidente con más de 260 denuncias, y la comisión de acusación de la Cámara, se convierte en un hazmerreír de la función judicial.

3. También se hace menester quitarle al Congreso de la República, la elección de funcionarios, como la del Procurador, la del Contralor, la del Fiscal. Debe haber una selección administrativa y de méritos, porque no es posible que en estos y otros cargos lo que se busca es el reparto burocrático, y ya vimos a un expresidente, que para ganarse el apoyo de un partido, empezó a repartirle altos cargos entre ellos el Inpec, Estupefacientes, y hoy sectores de ese partido critican los escándalos de corrupción, llevados por el interés político y no funcional de la posición.

4. Sería conveniente, cuando llevamos más de cinco años de la existencia del sistema acusatorio, que todavía perduren los procesos de Ley 600, cuando lo práctico sería una norma constitucional, que disponga el cierre y calificación de esos procesos, para que nos vayamos metiendo mejor dentro del Sistema Penal Acusatorio, que tiene otra ruta de navegación y exige del conocimiento de otras técnicas de acusación y de defensa. Seguiremos trabajando en este tema, y ojalá nuestros lectores, nos hagan llegar sus inquietudes aprovechando estos días de velitas.

Más Noticias de esta sección

Publicidad