Infraestructura y capital humano (educación)

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Franco Nazatte Martínez

Franco Nazatte Martínez

Columna: Comercio Exterior

e-mail: [email protected]

El actual Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 'Prosperidad para todos', que recuerda la propuesta del ex presidente Carlos Lleras Restrepo (1966-1970) de impulsar los denominados polos de desarrollo y los núcleos industriales; temas que fueron plantados por la literatura económica durante la década 1940 y 1950.

En 1990, no se hablaba del problema de desarrollo en sentido preciso y se programaba que con la permanencia macroeconómica era suficiente, a la cual se sumó - durante el mandato de Uribe - el discurso concerniente con la confianza inversionista para atraer capitales foráneos.

En nuestro país, llegó la inversión a los sectores que evidentemente correspondía llegar, sin una táctica creativa para estimular lo que se considera clave para el desarrollo.

Años atrás, no era un problema importante el desarrollo y se creía aparentemente que con lograr permanencia macroeconómica se proporcionaba consecuentemente.

Esto significa, que desarrollarse no es algo natural ni espontáneo, sino, que se debe gestionar de alguna manera.

Desde la posguerra, la práctica internacional así lo ha manifestado con una grandeza de detalles como: los tigres asiáticos, la República Popular China, India, entre otros.

En estos países se ha demostrado, que sólo se trata de contar con un gran mercado o con registrar un gran desarrollo del Producto Interno Bruto (PIB) durante cuatro o cinco años, sino que se requiere un trabajo educado y bien mantenido con objetivos claros, con protecciones, y compromisos graduados por los empresarios, durante varios años.

En dicho Plan Nacional de Desarrollo, la infraestructura y el capital humano (educación) son dos tácticas claramente hacia la acumulación de agentes para superar los umbrales mínimos. En el caso de preparación del recurso humano, no es simplemente umbrales de protección y logro educativo, sino, de calidad.

Ahora bien, para un desarrollo sostenible, es imprescindible que en Colombia, el recurso humano se encuentre altamente preparado. En las pruebas del Icfes, el promedio en nuestro país está por debajo de 46 puntos sobre 100 y no se ha superado en la última década, lo cual, es lamentable con 12 años de estudios.

Por último lo que sugiero es, que exista una gran inversión en la preparación del recurso humano, con docentes bien preparados, con autonomía, con verificación permanente de calidad y con una remuneración adecuada.

En el tema de la infraestructura, es una condición primordial, e inevitable, sin la cual, el resto de la economía no es posible.

Además, para un mayor desarrollo económico en nuestro país, la infraestructura y la industrialización se deben complementar, porque en estos dos procesos ellos mismos se mantienen. La infraestructura en su cuantioso uso rescata la inversión y la industrialización paulatinamente va aumentado sus niveles.

Más Noticias de esta sección

Publicidad