La política y Dios

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Halinisky Sanchez Menéses

Halinisky Sanchez Menéses

Columna: Opinión

e-mail: halinisky@hotmail.com

Es curioso que en la Biblia conocemos de un hombre que salió de la cárcel a gobernar, pero en Colombia los nuestros gobernantes salen de gobernar directo a la cárcel, otra situación patética consiste en que nuestros gobernantes demoran cuatros años gobernando y doce o quince defendiéndose ante los entes de control, cuando un país vive alejado de Dios y cierra los oídos a su voz, necesariamente tendrá gobernantes y gobiernos ineficaces que por más que se esfuerzan no podrán dar solución a ningún problema.

Es pertinente que reflexionemos sobre los motivos que mueven a los ciudadanos de nuestros municipios a postular sus nombres como alcaldes, gobernadores, diputados y concejales, es importante que quienes sean elegidos para ocupar estas dignidades se preocupen por tener un derrotero moral claro, es importante reinventar la política y reinventarla a la luz de la revelación divina, contenida en la Biblia.

Pese a todas las objeciones y críticas que suscita esta época, para colombianos que con justa razón rechazan la politiquería, es mejor una democracia imperfecta que una dictadura totalitaria.

Por eso los demócratas recibimos con agrado que en cada elección local aumente dramáticamente el número de candidatos aspirando a ser elegidos como autoridades de su comunidad y también es de aplaudir la masiva y obligatoria participación de la mujer en la justa electoral, las féminas tienen toda la capacidad para gobernar, recordemos que en las sagradas escrituras el pueblo de Israel fue gobernado por una mujer: Jueces 4:4 Gobernaba en aquel tiempo a Israel una mujer, Débora, profetisa, mujer de Lapidot.

No hay nada más peligroso para nuestros departamentos y municipios que se tomen el poder político hombres y mujeres inescrupulosos y sin un estándar ético bien definido, se necesitan hombres con temor de Dios y dispuestos a implementar la política social de Dios en sus programas de gobierno.

Dios, el Dios de la Biblia, tiene una política social, que harían bien los candidatos en reflexionar sobre ella cada vez que sus decisiones vayan a afectar a las comunidades, sin duda si nuestros futuros mandatarios locales cristianizaran la política como diría Darío Silva Silva otro gallo cantaría, el progreso dejaría de ser una utopía inalcanzable y se convertiría en un objetivo plausible.

Observemos unos apartes de la política social de Dios:

En cuanto al comportamiento del gobernante: "No es de los reyes, oh Lemuel, no es de los reyes beber vino, Ni de los príncipes la sidra; No sea que bebiendo olviden la ley, y perviertan el derecho de todos los afligidos. Dad la sidra al desfallecido, Y el vino a los de amargado ánimo" (Proverbios).

En cuanto a su papel como líder de toda una comunidad: el que gobierna a los hombres con justicia, el que gobierna en el temor de Dios, será como la luz de la aurora, como la luz del sol en las mañanas sin nubes, que hace crecer la hierba después de la lluvia (1 Samuel).

En cuanto a sus creencias: Donde no hay dirección divina, no hay orden; feliz el pueblo que cumple la ley de Dios (Proverbios).

Así mis queridos candidatos en vez de gastarse la plática en asesores de imágenes y politólogos prestigiosos, si quieren gobiernos eficaces y vidas tranquilas cuando terminen sus mandatos, humildemente atiendan la palabra de Dios, y sin duda sus gobiernos harán historia, ganarán ustedes, ganaremos todos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad