Carlos Caicedo es el alcalde que los samarios quieren

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alfonso Vives Campo

Alfonso Vives Campo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Si las elecciones para elegir al próximo Alcalde de Santa Marta fueran mañana, la persona encargada de dirigir los destinos de la administración samaria sería el ex rector de la Universidad del Magdalena, Carlos Eduardo Caicedo Omar.

Así lo evidenció el Centro Nacional de Consultoría a través de una encuesta contratada por el noticiero CM&, medio de comunicación de propiedad del prestigioso periodista Yamid Amat Ruiz, quien desde 1960, no sólo ha dirigido y fundado los noticieros más importantes de Colombia, sino que también, es el creador de un modelo periodístico que desde hace dos décadas es seguido por las nuevas y viejas generaciones de periodistas nacionales, por ser exitoso.

El instrumento que mide la intención de votos arrojó, que el 37% de los samarios votaría por Carlos Caicedo; el 15% por Carlina Sánchez; el 12% por Alejandro Palacio; el 4% por Edgar Santos; un 6% que se dividiría de a 2% por Carlos Francisco Díaz Granados, Humberto Caiaffa y Liliana Martínez; un 1% por Edmundo Jiménez; un 11% que votaría en blanco; y un 14% que no sabe o no quiere responder por quién votaría, demuestra que este candidato que inició como independiente y que hoy está respaldado por el Partido Liberal, le saca más del doble a quien le sigue, pero sobre todo, se encuentra muy lejos de Carlos Francisco Díaz Granados, el candidato de la actual administración.

Los resultados de este reciente sondeo son muy dicientes y envía un mensaje bastante contundente y esperanzador. Primero, que por fin la comunidad samaria ha despertado de ese letargo electoral que le ha permitido a las maquinarias y a la vieja clase política tradicional local, pasarse el poder de mano en mano y seguir administrando a la ciudad más antigua del país, como si fuera una hacienda colonial.

Los españoles nobles dirigen a unos plebeyos descendientes de indígenas y esclavos porque estos no saben ni podrán nunca autogobernarse, como ha venido ocurriendo en Santa Marta en los últimos siglos, pero esta vez no quieren que así siga sucediendo.

El segundo mensaje, que pese a las dudas que nos dejan siempre estos instrumentos de medición, esta vez nos lo dice, de lejos, el mejor periodista colombiano. O sea, que le debemos creer a la encuesta.

Quedan tan solo dos meses para votar y en política las cosas no son claras hasta el día en que se cuentan los votos. Con esta encuesta nada está ganado pero sí se fortalece el deseo y los ideales de una sociedad que durante años no ha tenido la oportunidad de ver crecer a su ciudad en industria a la par de Barranquilla o en turismo a la de Cartagena.

Aunque el panorama electoral sigue enredado y se oscurece por momentos con las amenazas a los candidatos, campañas de desprestigio y unos actores armados tan vigentes como antes de las desmovilizaciones, lo mejor, además de hacer una política limpia es seguir respaldando al candidato que la ciudadanía siente le puede devolver a Santa Marta la oportunidad de hacer las cosas bien, generar fuentes de empleo, fortalecer la educación, cuidar y proteger el medio ambiente, vender un turismo internacional y gobernar con honestidad.

Quedan pocos días para acudir a las urnas y lo único claro es que si queremos que las cosas cambien en esta ciudad lo mejor es votar por nosotros mismos, a conciencia y dejando de lado el ron, los pasteles y la limosna que los políticos reparten cada vez que llegan estas fechas. Hay que elegir al candidato que no está ofreciendo dádivas, puestos, ni plata por su campaña. Lo mejor que ha tenido la sociedad colombiana es gozar de una democracia que no han tenido Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, Perú, Bolivia y casi todos los demás países del sur del continente. La mejor forma de preservarla y defenderla es votando y haciéndolo por quien tiene como mostrar resultados de una buena administración.

Más Noticias de esta sección

Publicidad