Orientación lingüística

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

mercedes castillo mosquera

mercedes castillo mosquera

Columna: Orientación lingüística

e-mail: [email protected]


Hola, amigos, les comento que es deprimente observar cómo se empeora, cada vez más, el uso del idioma, incluso entre profesionales, cuya carrera les obliga a ser más cuidadosos y a conocer mejor la lengua castellana.

Porque, ya lo he dicho varias veces, la lengua tiene como principal función servir de medio de comunicación entre sus hablantes, pero no es la única.

Ella sirve también como forma de conocer el mundo, como vehículo de culturización social, y muy especialmente, como vitrina para mostrar el nivel académico y cultural de sus usuarios.

Esta última función es la que no están considerando algunos hablantes.

Y es más grave cuando el uso es escrito, porque los errores o las vulgaridades quedan para escarnio del autor. Caso común el de algunos escritores de buena intención, pero regular preparación que usan el futuro del subjuntivo en función de pasado.

No sé si es que piensan que tienen el mismo valor semántico, o que desconoce por completo cuál debe ser su uso. Hay un abogado, de los buenos, que me escribe constantemente a mi correo electrónico, para tratar temas interesantes, pero siempre cae en ese error: utilizar indistintamente el pretérito o el futuro.

Así dice tranquilamente: "Los abusos que hubiere cometido el alcalde son demandables…" Allí, por ser abusos ya cometidos debió decir "hubiera" o "hubiese". Esos sí, iguales. Porque "hubiere" es futuro. Ejemplo: Tenemos la ley, y si se cometiere algún delito contra ella, deberá ser castigado su autor.

Es ya muy usual y de tiempo atrás, lo contrario. Es decir, utilizar la forma del pretérito en función de futuro. (Si se cometiera, en nuestro ejemplo) Ya ni siquiera se critica, pues los gramáticos estamos de acuerdo en que ese futuro está "en vías de extinción". Pero que dicho tiempo se utilice para el pasado… ¡Válgame Zeus! Es un disparate total.

Por otra parte, hablaba de fútbol con un profesional, que acaba de terminar una maestría y varias veces me dijo: "Si el jugador fuera hecho ese gol…" o "Si el árbitro no fuera pitado esa falta…" Y así más o menos. Yo que he realizado esfuerzos para que mis alumnos de secundaria sepan que debe ser "…si hubiera hecho" o "no hubiera pitado…" sentí la expresión como una patada en el hígado. Pero no me atreví a corregirlo, porque no tengo la suficiente confianza con él y ya sabemos que muchas personas se enojan cuando se les corrige. Pero juzguen ustedes, amables lectores… ¡magister!

A propósito de fútbol, me parece una verdadera lástima que los colombianos, que somos exportadores de jugadores y entrenadores, tengamos que acudir a extranjeros para manejar nuestra selección.

Definitivamente, este es el país de los exabruptos. Si cuando esta columna salga a la luz pública ya se ha acordado con el señor Martino, para mí perderá todo interés la selección que la veré como "colombo argentina", y no será de mis amores.

En cambio dejan a Lara con la sub veinte. ¿Cuántas veces tendrá que fracasar para que se vea que no sabe de eso? ¿O es que de verdad piensan que el título de Toulon es de mucho prestigio? En el país hay más de uno que habría logrado ganarle a México.

Eso aparte de que el presidente de la Federación debería mostrar algo de vergüenza y retirarse: fracaso en Ecuador, fracaso en Argentina, fracaso en Colombia, y la directiva de la Federación sigue ahí. Pero, ¡estamos en Colombia! No más por hoy, gracias mil por su atención y hasta el próximo sábado.

Más Noticias de esta sección

Publicidad