Pionero de la aviación: Santos Dumont

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Vanegas Mejía

José Vanegas Mejía

Columna: Acotaciones de los Viernes

e-mail: jose.vanegasmejia@yahoo.es

Cuando se habla de los inicios de la aviación mundial es imprescindible mencionar a los hermanos Wright, a Amelia Earhart y a Charles Lindbergh. Cada uno de los nombrados contribuyó a la consolidación del medio de transporte sin el cual no podría concebirse el desarrollo de la vida del hombre. Diremos algo de estos famosos pilotos pero la nota destacada en esta columna se refiere a Alberto Santos Dumont.

     Los hermanos Wright eran estadounidenses. Wilbur nació en Indiana el 16 de abril de 1867; Orville, en Dayton en 1871. Comenzaron sus exploraciones aéreas exitosas en 1903, cuando construyeron y volaron el primer aeroplano. Eran ingenieros e inventores.

     Amelia Earhart, nacida el 24 de julio de 1898 en los Estados Unidos, consiguió el récord de altitud en 1922 al volar a 14000 pies. Diez años después realizó un viaje en solitario entre Terranova (Canadá) y Gran Bretaña. En ese vuelo impuso las siguientes marcas: primera mujer en hacer un vuelo en solitario sobre el Océano Atlántico; primera persona en hacerlo dos veces; distancia más larga volada por una mujer sin parar y marca mundial por cruzarlo en el menor tiempo. Después de muchas hazañas que le valieron condecoraciones presidenciales, en 1938 Amelia Earhart desapareció en el Océano Pacífico cuando intentaba circunvolar el globo terráqueo siguiendo la línea ecuatorial.

     Pero el más renombrado de estos pilotos fue Charles Lindbergh, estadounidense nacido en Detroit el 4 de febrero de 1902. Fue el primero en realizar un vuelo trasatlántico sin escalas, entre Nueva York y París en el ‘Spirit of St. Louis’ (Espíritu de San Luis), monoplano de un solo motor que él había modificado. Empleó 33 horas y 32 minutos.

     Nos centramos en Alberto Santos Dumont para decir que nació el 20 de julio de 1873 en Palmira (hoy Ciudad Santos Dumont), Minas Gerais, Brasil. Hijo de un cultivador de café. La familia amasó una gran fortuna con la siembra y procesamiento del grano y en pocos años su granja se convirtió en el más grande establecimiento agrícola de Brasil. El niño se aficionó muy pronto a la aerostática. Se radicó en Francia, donde el dinero de su padre le permitió destinar grandes sumas a la construcción de aparatos que él mismo diseñaba y que después de cada prueba abandonaba para construirse otro diferente, con nuevos aditamentos. En 1897 realizó su primer intento de ascenso en un globo en París. El año siguiente lanzó con éxito un “globo cilíndrico”. En 1902 trató de cruzar el Mediterráneo en ese dirigible pero cayó al mar. El 12 de noviembre de 1906 Santos Dumont batió la marca mundial de vuelo en Francia en un dirigible construido por él. De eso hace ciento trece años. Es el verdadero pionero de la aeronavegación.

     Santos Dumont fabricó un monoplano en 1909, al que llamó “Demoiselle” (Señorita); se sabe que construyó cerca de veinte dirigibles más. Cansado, voló por última vez el 18 de septiembre de 1909. Una diferencia entre los vuelos de los hermanos Wilbur y Orville Wright y los de Santos Dumont es que los de los primeros utilizaron catapultas para el decolaje; los aparatos de Santos Dumont despegaban por sus propios medios. Hay pruebas de que el francés Clément Eder efectuó el 9 de octubre de 1890 el primer vuelo en un aparato más pesado que el aire y levantado por sus propios medios; pero se aclara que esos vuelos eran secreto militar y solo se divulgaron años después. Santos Dumont se suicidó en Guarujá, Sao Paulo, Brasil, el 23 de julio de 1932.

Más Noticias de esta sección

Publicidad