Donde exista demanda, la oferta se hará presente

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jesús Iguarán Iguarán

Jesús Iguarán Iguarán

Columna: Opinión

e-mail: jaiisijuana@hotmail.com

No existe duda que los productos venezolanos que hoy adquieren demanda en todo nuestro territorio son los productos de hidrocarburos, pues la gasolina y el ACPM son muy apetecidos a lo largo de la frontera que conservamos con Venezuela.

Cada vez que estos productos escasean en el vecino país, el universo automotriz en la frontera colapsa de manera impresionante, muchos prefieren guardar sus vehículos antes que hacer uso de él, pues lo que llaman pimpina es un recipiente con capacidad de seis galones, que ahora por causas de las lluvias y la escasez del producto en Venezuela, alcanza un precio de 80.000 pesos por cada una, es decir que supera el valor de 13.300 pesos por galón y debido a la escasez, de manera obligatoria a utilizan aunque su precio se note mucho más alto que los 7.500 pesos por galón subsidiado.

El alto precio de estos hidrocarburos, han privado a muchos transportistas para que temporalmente abandonen su trabajo, a causa de no adquirir  las garantías necesarias para su beneficio rutinario, mientras que aquellos que para no perder le hábito, se arriesgan subiéndoles un mayor precios al que acostumbran recaudar.

El Estado tiene pleno conocimiento que los tres millones de galones de gasolina subsidiada que mensualmente envían a La Guajira, no alcanzan a cubrir las necesidades requeridas por el mundo automotor.

En más de una ocasión se le ha manifestado al Ministerio de Mina y Energía que unos de los flagelos por la cual La Guajira padece, es precisamente por la escasez de combustible. Hoy el Estado subsidia tres millones de galones por mes, cuyo producto es repartido por las Diferentes Estaciones de Servicios que existen en el departamento, cada Estación tiene un cupo limitado, que si en 5 días alcanza a vender la totalidad del producto, debe esperar 25 días más para que sea restablecido nuevamente la “cantidad demandada”.

La guajira exige que para la movilización de los vehículos que a diario en ella transitan, es necesario que el Estado lo cubra con un subsidio de por los menos 7 millones de galones por mes.

Si los carabineros no nos siguen hostigando con alta crudeza al contrabando de los hidrocarburos en este departamento, sería un gran alivio para sus usufructuarios y para el Estado mismo, porque si aún se niega al subsidio de 7 millones de galones que La Guajira necesita para la movilización de sus vehículos,, es porque en otra parte del país lo vende sin el subsidio, lo que le representa más de 2.500 pesos por galón, mientras que si lo envía a La Guajira dejaría de percibir 17.500.000.000 pesos por mes, lo que nos lleva a concluir que mientras más subsidia, más dinero deja de ingresar, pero si en vez de condenar a quienes poseen estos hidrocarburos como único patrimonio, el subsidio se hará menor y mayor es el ingreso estatal.

Con la devaluación infrenable que hoy conserva Venezuela, le es muy difícil al Estado colombiano controlar el contrabando, porque es notable que en el vecino país nuestra moneda, cada día adquiere mayor valor, de igual manera la  demanda de estos productos se acrecienta  y la oferta se desarrolla con mayor amplitud y donde existe demanda la oferta se hará presente.