Contexto no, un soberano oso

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: cecilia@cecilialopez.com

Nada más peligroso para un primer mandatario que obsesionarse con un tema y eso es precisamente lo que le está sucediendo al presidente Duque con Maduro.
Su afán de quedar ante el mundo pero más aún con Trump, como el líder de la oposición al régimen actual venezolano lo ha llevado a ligerezas imperdonables que le quitan credibilidad no solo a él sino a su gobierno. Lo sucedido con el tan promocionado documento que llevó a Naciones Unidas, lleno de información para demostrar los horrores de Maduro, incluyó varias fotografías que no fueron tomadas en Venezuela sino en Colombia, con las cuales pretendía corroborar lo que se sabe, que Maduro abrió las puertas de su país al ELN y que además, este grupo guerrillero comete crímenes contra los niños y la población en general.

Pero peor que el hecho de incluir pruebas falsas, ha sido su justificación además plateada en medios nacionales e internacionales. Afirmar que no importa la equivocación sobre el lugar y fecha de las fotos porque son parte del contexto del documento, es un soberano oso, señor presidente. No es esa la forma de minimizar una falta de rigurosidad, un error no solo de esos asesores poco profesionales que tiene la presidencia sino de usted mismo. No se puede ir a semejante escenario como las Naciones Unidas y menos en uno de esos discursos donde cada presidente trata de dejar una huella así no lo escuchen sino en su país, con una presentación donde la rigurosidad no sea la regla.

El costo de un oso de este tamaño es muy alto y no puede minimizarse. Y menos cuando no es la primera vez que la presidencia incluyendo a la vicepresidencia, incurren en este tipo de muestras de que se toman el gobierno y su responsabilidad ante el país y ante el mundo con tanta ligereza. Pero el otro aspecto aun más grave, es darle semejante munición al régimen de Maduro, lo que agrava aún más el manejo tan desafortunado que este gobierno ha tenido con la crítica situación de la pobre Venezuela.

Claro que Colombia tenía que ser parte de los países de América Latina y del mundo que buscan una salida para el pueblo venezolano, bajo el mando de un régimen que ha generado la peor crisis económica y humanitaria de un país de esta región. Pero definitivamente se equivocó el presidente Duque desde un principio cuando se olvidó de algo elemental: a los malos gobernantes los sacan solamente sus pueblos. Para muestra lo que está pasando con Trump en Estados Unidos.

Este gigantesco oso, además internacional que ha cometido el presidente Duque y su gobierno, ojalá le sirva de lección. Basta con leer El País de Madrid para entender lo que algunos en Colombia quieren minimizar. La realidad de que Colombia está siendo manejada de manera muy poco seria, con equipos poco profesionales y un presidente light que además no tiene la humildad de reconocer sus graves fallas.

Debe quedarle claro a todo el equipo del gobierno Duque, incluyendo al presidente, que no hay justificación posible cuando a nivel de foros internacional se presentan pruebas falsas. Así en el fondo se conozca que lo que se quiso probar sí está sucediendo. Que soberano oso.
Publicidad