La realidad de un mundo interconectado

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Franco Nazatte Martínez

Franco Nazatte Martínez

Columna: Comercio Exterior

e-mail: [email protected]

Los Tratados de Libre Comercio son certificaciones de la globalización en la que está introducida la humanidad, nos sugieren una manera de enfrentar la realidad del libre comercio internacional tangente, tácito y existente, una tejido finamente tenido y asistido por sus diversas pujanzas participantes: industrias, academias, gobiernos, gremios, entre otros, que establecen y promueven un mercado más abierto competitivo y desafiante.

En los TLC, la economía tradicional necesariamente sufre cambios importantes que exigen un reconocimiento de nuevas iniciativas y estrategias, que permitan a todos los actores potenciar sus ideas, proyectos e inversiones siempre y cuando comprendan las condiciones de una economía globalizada.

Una economía globalizada como se está realizando a través de los TLC cuentan con unas características fundamentales, las cuales deben ser comprendidas y analizadas por los diferentes participantes en el mundo globalizado, como condiciones indispensables para pensar su estructura de negocio: los TLC no tienen fronteras, esta característica es posible gracias al desarrollo de las telecomunicaciones; el desarrollo del internet y el avance en la tecnología de la información, que por definición no establece fronteras; la economía global a través de los TLC es invisible, pues las acciones sobre los mercados ahora se realizan por medios electrónicos; los flujos de capitales avanzan de un continente a otro alimentando economías y fortaleciendo negocios.

En este contexto son muy pocos los beneficiados de esta dinámica por limitaciones propias de acceso a la información, tecnologías o niveles de educación, entre otros; la economía globalizada está tecnológicamente conectada, se contextualiza en servicios de la información de valor agregado, que ofrece el mayor capital y beneficio a sus usuarios creando redes virtuales de 7x24 (7 día, las 24 horas) que abre el camino a relaciones permanentes e iniciativas innovadoras que van más allá de lo razonable, y finalmente, la economía globalizada se mide en múltiplos. Los múltiplos son signos que los accionistas trasmiten a la dirección de la empresa, apuntándose a las oportunidades de negocios en el horizonte.

Esta característica, exige de los actores del comercio exterior la capacidad de ver el mundo y tener la valentía de creerlo. No es posible una economía global sin el mayor discernimiento de la innovación y prospectivas permanentes de la red invisible del conocimiento y experiencia del mundo interconectado.

Es imprescindible, que los gobiernos a través de conferencias debe preparar el recurso humano, que el hombre es un ser espiritual y corpóreo, que necesita una serie de conocimientos científicos, tecnológicos e innovadores.

Los empresarios colombianos, los empleados y las sociedades en general deben estar absolutamente capacitados para no perder el rumbo y poder vivir un efecto positivo en los procesos de los TLC.

Más Noticias de esta sección

Publicidad