Venezuela pasa por el mayor padecimiento de su historia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jesús Iguarán Iguarán

Jesús Iguarán Iguarán

Columna: Opinión

e-mail: jaiisijuana@hotmail.com
Venezuela accedía a la vida independiente casi en ruinas, la grave crisis económica, consecuencia de los años de guerras, el enfrentamiento entre varias concepciones sobre la organización del país, crearon una situación de gran inestabilidad en el medio del cual hasta el legendario prestigio de Bolívar se perdió.

La independencia política no había aportado, soluciones a los graves problemas sociales del país y las tensiones en este plano irían en aumento. En aquellos primeros años de vida independiente se vieron agitados por constantes pronunciamientos y rebeliones, que comprometieron a todos los sectores sociales.
A inicios del siglo XX, después de haber superado sus problemas económicos con Italia, Alemania e Inglaterra, entró para la economía venezolana el oro negro que por cerca de un siglo puso a los venezolanos a convivir con la opulencia, pero el despilfarro y el constante derroche de sus gobernantes, llevaron al país a la más degradante situación económica de su historia.
La recuperación de la economía venezolana comenzó con la extensión del petróleo que comenzaron a explotar al segundo lustro del siglo XX. El oro negro fue de valiosa importancia para su patrimonio, en sus inicios ayudó a incrementar los ingresos nacionales gracias a la demanda de este mineral aceitoso.
Con el apogeo de este negro producto, el país empieza a vivir un momento de máximo esplendor económico, la industria manufacturera era prácticamente inexistente, los elevados ingresos procedentes del petróleo permitían comprar todos los productos en el exterior. Basado en el mineral, el aumento de vida se tradujo en un afán consumista que determinó una balanza de pago siempre deficitaria. El predominio del petróleo fue eficiente para el desarrollo económico que en poco tiempo logró sacar al país de la postración financiera en que se encontraba.
Al final de los años 70, el presidente Luis Herrera Campins al tomar posesión de su mandato, anunció al país que recibía del presidencia de Carlos Andrés Pérez, una Venezuela embargada. Cuando se encontraba a la entrega del poder, su gobierno no pudo sostener el despilfarro que venían sosteniendo su antecesores.
Un 18 de febrero del año 1983, al que hoy llama Venezuela el “viernes negro” la moneda que tenía un valor potencial y que se podía considerar como la moneda patrón del mundo latino americano, se vino al suelo de manera desorbitante, de Bs 4.3 por cada dólar que costaba, pasó a vales Bs 7.8 y desde la fecha la devaluación del bolívar ha sido infrenable y ha cultivado en el país una gran crisis financiera, que ha enviado a los venezolanos a vivir estrechamente con la escasez y el desamparo.
El gobierno venezolano de hoy con 20 años de mandato dictatorial ha colocado al país en la más indigna desdicha y ha contribuido a que los productos básicos y los medicamentos se muestren escasos y logre abonar el aumento del desempleo, el cierre de empresas privadas, la migración masiva hacia otros países, de igual manera la disminución del crédito a la empresa privada, la imparable hiperinflación, la corrupción política, el deterioro de la productividad, la caída del precio del petróleo que provocó la crisis de esta industria de Venezuela y la inoperancia de su presidente Nicolas Maduro han dejado a los venezolanos en la extrema pobreza, de la cual pasaran medio siglo para su superación.
Publicidad