Chávez convaleciente

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Carlos Bustamante Barros

Carlos Bustamante Barros

Columna: Columna Caribeña

e-mail: cm-bustamante@hotmail.com

Por asuntos de sentido humano ojalá pueda recuperarse el señor Chávez de su problema de salud cancerígeno que lo mantiene convaleciente en la isla de Cuba, de la cual se ha dicho por los medios de información sudamericanos y del mundo que le va ser aplicada quimioterapia con la finalidad de quemar mediante este fuerte tratamiento las células malas que afectan gravemente su salud la cual luce deteriorada durante los últimos meses que lo mantienen con limitaciones físicas e intelectuales en las riendas del poder del país vecino venezolano, muy ligado a nuestra propia historia con fuertes intereses comerciales a nuestra nación colombiana.

Chávez tuvo el suficiente acierto en escoger para su tratamiento cancerígeno a un país muy bien clasificado en asuntos médicos en América Latina, gobernada por un amigo personal suyo como lo es Fidel Castro desde 1959, lo cual le concede más privilegios aún en su calidad de jefe de Estado, de tal modo que la atención a su problema de salud es óptimo clínicamente por obvias razones.

El hecho en sí, de la escogencia de médicos en país diferente a su natal Venezuela, demuestra que Chávez no tiene la suficiente confianza para ser tratado en su propia tierra, es decir tiene conciencia que en su país no hay suficientes garantías para un tratamiento exitoso en su salud, tal vez porque existe desconfianza en el jefe de Estado aludido por los cuantiosos enemigos originados por la dirección socialistas que imprime a su país desde hace mas de una década en forma ininterrumpida

En este asunto sobre la salud del jefe de Estado venezolano, lo que está haciendo literalmente es ponerles cuentas adelante a su enfermedad con médicos calificados de país amigo así como adopción de prevenciones mínimas al factor humano insoslayable de sus cuantiosos enemigos en su país en no ser tratado clínicamente por ellos directamente o por sus ramificaciones evitando de ese modo factibilidades de asesinato disimulado por su malestar de salud.

Por eso es que le está poniendo cuentas adelante a su enfermedad como solemos decir en algunas regiones colombianas a las prevenciones, lo cual indica por supuesto que el jefe de Estado del hermano país no es bisoño ni nada que se le parezca, todo lo contrario es bastante consciente que en la adopción de medidas inusuales está centrada su propia supervivencia aún en condiciones extremas en su salud como la que actualmente padece, seguramente asesorado por miembros del servicio de seguridad de Rusia (antigua KGB) que son los mismos que brindan ese mismo servicio al barbudo Fidel Castro con las características limitantes de su ancianidad octogenaria.

Sobre estos asuntos de padecimientos de enfermedades en personas que gozaban de buena salud, especialmente de líderes y de jefe de Estado se ha escrito mucho en el mundo, recuerdo que alguna vez se habló de envenenamiento progresivo en un líder de oposición rusa residente en Londres para lo cual fue señalado a la KGB (inteligencia rusa) de haber introducido en los alimentos del aludido personaje micropartículas nucleares capaz de enfermar con células cancerígenas y posteriormente producirle muerte como en efecto sucedió, en lo que puede señalarse como crimen de estado; sobre el caso Chávez no hay evidencias que permitan extraer una inferencia similar, lo cual indica que es un mal genético del líder populista que impulsa reformas sustanciales de orden social llevando a su país con orientaciones estatales socialistas.

Realmente las objeciones a Chávez surgen a raíz de su pretensión en exportar el socialismo por los países de América Latina siendo el primero de ellos nuestro país Colombia por su posición estratégica, esto es lo que hace que el líder populista señalado este en el ojo del huracán porque se trata de la injerencia en asuntos internos de otras naciones contrarias a las normas señaladas en el derecho internacional, sellando con ello su propia suerte la cual no luce halagüeña, todo lo contrario se torna oscura como la noche terrible llena de tinieblas en un mundo moderno que se ha revelado contra esta clase de gobiernos comunistas por ser contrarios al desarrollo y bienestar de los pueblos.

Publicidad