¿Plan Colombia 2.0?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Paloma Valencia Laserna

Paloma Valencia Laserna

Columna: Opinión

e-mail: palomasenadora@gmail.com

Visitamos los EE.UU. con una amplia delegación de congresistas de varios partidos para compartir algunas reflexiones sobre la lucha contra las drogas con congresistas, autoridades y organizaciones de la sociedad civil de ese país.

La primera pregunta, por lo demás muy pertinente, es ¿qué pasó? ¿Acaso fracasó el Plan Colombia? ¿Por qué hoy Colombia tiene 208 mil hectáreas de coca?

Hay una sola respuesta, fue un éxito. En mi opinión, con la excusa de la negociación de la Habana se dejaron de aplicar las herramientas del Plan Colombia. Por una parte, especulo, las Farc para estar en la mesa exigían que se prestara menos atención a los cultivos. En el 2014 que se hicieron públicas las negociaciones y los cultivos aumentaron en 39,4% y al año siguiente que se publicó el acuerdo sobre narcotráfico creció otro 42%. La razón es evidente, se acababa la fumigación -convertida en recurso  extremo- y se ofrecían beneficios a quienes sustituyeran voluntariamente.

Más aún, el régimen de Venezuela, padrino de los acuerdos es un aliado fundamental del negocio del narcotráfico. El cartel de los Soles en el territorio venezolano se convirtió en ruta y escondite de todos los narcos. Tanto así, hemos olvidado  que cuando Walid Macled, alias “El Turco”, fue pedido en extradición por los EE.UU., el presidente Santos prefirió extraditarlo a Venezuela y con ello poder ocultar el vínculo del chavismo con el narco.

El narcotráfico genera violencia. Financia las estructuras criminales que asesina los líderes sociales, que ejercen presiones en elecciones y que pretenden ser el Estado en el territorio. De los 158 líderes asesinados , los grupos criminales han sido  responsables en un 13% por disidencias de las Farc, 10% por el Clan del Golfo, , un 8% por el ELN, y un 4% EPL.

Derrotar el narcotráfico es fundamental para consolidar el Estado de derecho. El narcotrafico asentado en las regiones actúa como una especie de barrera que repele al Estado. Instrumentalizando las comunidades, presionan y hacen todo lo necesario para que el Estado no llegue y ellos puedan seguir mandando.

Para acabar con los cultivos ilícitos hay que tener en cuenta las tres fases. Reducir, para lo cual la fumigación es fundamental, o cualquier técnica masiva eficaz y rápida. Sustituir, para que los campesinos vinculados pasen a otro producto y dediquen sus tierras a otra cosa. Mantener, para lo cual la clave es la garantía de mercados y de precios para esos productos.

Mientras la droga sea un mejor y más seguro ingreso, a veces el único ingreso posible, las políticas de erradicación serán siempre pasajeras. Se requiere un sistema que garantice el precio y el mercado. Así lo planteamos a los congresistas de los EE.UU.

Más Noticias de esta sección

Publicidad