#hazalgo pornada

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Luis Reyes Escobar

Luis Reyes Escobar

Columna: Opinión

e-mail: luksreyes@hotmail.com

Ayer vi un video que a primera vista parecía tan sólo un tipo cortándole el cabello a un habitante de calle.

Luego de un par de minutos me di cuenta que era un movimiento que en las redes sociales llevaba por nombre #hazalgopornada o #dosomethingfornothing en inglés. El video me atrapó luego de que le preguntaran al fundador del movimiento ¿Qué hizo que empezaras? y él respondió “Creo que tenía una sensación de impotencia. Todo vino de esa sensación ¿Cómo podía atacar un problema que parecía tan grande? ¿Cómo puedo comenzar? y a partir de eso pensé en ir con una persona. Sólo hablarle y averiguar algo de ella. Eso te hace sentir capaz de hacer cambios más grandes.”

Lo que me hizo sintonizar con el video, fue el hecho de que en esos días había estado hablando con amigos que manifestaron su inconformidad frente a la mala actitud de sus subordinados en el trabajo, la forma en que los atendían en establecimientos comerciales, el aparente desinterés de sus socios  frente a distintos inconvenientes y hasta de la impuntualidad de sus amigos. Mis contertulios llegaron a la conclusión de que se trataba de un aspecto cultural que ellos no podían transformar y que eran necesarias varias décadas de fuertes choques para poder empezar a tener algún tipo de cambio. Esto me llevó a reflexionar acerca de cómo nos obsesionamos con el resultado y perdemos en enfoque en el proceso. Entiendo que nos asustemos al saber lo difícil que puede llegar a ser algo, pero no olvidemos que para hacer un rascacielos es necesario empezar con un ladrillo, por lo que considero que es mejor enfocarnos en esas pequeñas acciones que nos llevarán a conseguir la gran meta. En mi caso, procuro llegar puntual a mis citas, cumplir mi palabra y manifiesto lo irrespetuoso que me parece faltar a los compromisos. Puede parecer simple, pero les cuento que ya varios amigos lo piensan dos veces antes de incumplirme.

En otro aparte del video, quien hace la entrevista le manifiesta al peluquero “tu labor va más allá de un simple corte de cabello” a lo que replicó “Si, exactamente.  Aunque no estemos relacionados, siento que debemos dar apoyo a las personas que no lo tienen. Un corte de cabello no es gran cosa, no cambiará la vida de alguien pero, para mí es un modo de pasar el tiempo con una persona. De brindar esperanza y hacer que sienta que hay alguien a quien le importa, aunque se trate de un extraño”. Esto es algo que definitivamente explotó mi cabeza. Siento que cuando actuamos con el único interés de hacer las cosas bien, de entregarle algo a la sociedad, de ser parte de la solución, de hacerle el día a alguien sin esperar alguna contraprestación –ni siquiera un gesto de agradecimiento– las consecuencias sólo pueden ser positivas y el impacto transformacional puede llegar a ser incalculable.

Por último, el protagonista del video expresó lo siguiente “... cuando la gente pasa y ve a alguien que ayuda a otra persona, es infeccioso, se contagia y creo que eso es parte de esto, tratar de inspirar a otros”. Varios estudiosos de la biología y el lenguaje han probado esto. Hacemos parte de un sistema que nos afecta, pero este también puede ser afectado por nosotros. Deberíamos pensar muy bien antes de actuar, para definir de qué forma queremos afectar el sistema. Si actuamos con ira, no debemos esperar afecto. Así que ¿Cuál será tu próxima acción? ¿Cómo vas a afectar el sistema? Cuéntame que cosas se te ocurren y empecemos un movimiento viral de transformación.

Más Noticias de esta sección

Publicidad