La apretada situación de maduro

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jesús Iguarán Iguarán

Jesús Iguarán Iguarán

Columna: Opinión

e-mail: jaiisijuana@hotmail.com
En unos de las visitar que el presidente Maduro le hizo al papa, manifestó que en su país había escasez pero, no desabasto. Era claro que el gobernante deseaba explicar que los depósitos de los grandes supermercados y las bodegas de los pequeños comerciantes se encontraban repletos de mercancías, pero se abstenían de sacarlo al mercado debido a la devaluación acelerada de la moneda y la inflación depravada que arropa a los venezolanos y que le es imposible de ocultar.

Para la fecha era creíble la apreciación de Maduro, pero hoy las cosas se han tornado como se esperaba. La escasez es inocultable, la inflación se encuentra extra limitada, el desamparo que vive hoy el pueblo venezolano, es torturante y el pueblo que situaciones precarias debe apoyarse en las arcas del Estado, desgraciadamente debe descansar en otras naciones.
El régimen que hoy gobierna a Venezuela, se ha dejado sentir paulatinamente y gradualmente en todo el mundo, no existe país alguno en este continente que no reúna más de 500.000 venezolanos huyendo del ayuno en que lo ha sometido el gobierno.

La conducta asumida por Maduro, tiene hoy a Venezuela en una vida fiscal decreciente, casi todos los servicios públicos se sostienen penosamente, si es que no están en víspera de arruinarse, con grave daño general. Limitada las importaciones por la clausura de tantos centros comerciales; circunscritas la importación por la extinción del crédito en el exterior, concretado el problema que le urge de cerca, ha venido la parálisis completa del comercio interior y está llegando ya a aquel polvoroso trance de la autofagia en que para poder vivir sacrifican sus propios miembros, se han visto caso en que sacrifican un riñón para sustentar la acosadora hambruna. Aún no se puede calcular cuántos días o meses puede durar la contienda; lo que sí se puede afirmar con suprema certeza es que mientras más países se solaricen con el presidente interino Juan Guaidó, a Maduro se le estrecha cada día en anillo de hierro en torno a su garganta.

Si la existencia es hoy angustiosa en centro de productores de vida independiente, ¿Cuál habrá de ser el porvenir, si ya es tan duro el presente de esta apartada comarca que hoy lleva una existencia prestada, artificial y precaria? Maduro y los que los apoyan deben hacerse su propio examen de conciencia y no engañar al pueblo al decir, que no los inquietan estos problemas; que están tranquilos en el presente y confiados para el porvenir, que en sus cálculos de probabilidades eliminaran todo lo que simule adversidad y que en su estoicismo se impondrá a todas las contingencias del futuro.

Esta es una de las razones en que se basan para rechazar las donaciones que Estados Unidos y Colombia han querido conceder al pueblo venezolano que con urgencia le es necesaria, aun alegan que la impugnan de los alimentos se ha realizado debido a que se encuentran vencidos y contaminados. Mientras que las donaciones del pueblo ruso, fueron aceptadas con la mayor satisfacción y además aseguran que no contiene nada de contaminantes.

En definitiva la mayoría de las naciones de éste continente han demostrado el rechazo a Maduro y su adicción a Juan Guaidó, prueba de ellos es que en la última sesión de los países que conforman la O.N.U. (Organización de las Naciones Unidas) abandonaron sus curules al momento de tocarle la palabra al delegado de Maduro, milicianos oficiales y suboficiales de la misma GNB. (Guardia Nacional de Venezuela) han desertado de pertenecer como soldado de su nación, debido a su inconformismo con el sistema que lo rige.

Más Noticias de esta sección

Publicidad