La justicia dirá quién tiene razón

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jesús Iguarán Iguarán

Jesús Iguarán Iguarán

Columna: Opinión

e-mail: jaiisijuana@hotmail.com

En épocas no muy remotas, para ocupar un cargo público en este país se exigía abnegación, generosidad y alta moral.

No se tenía presente, como ahora la remuneración, la gratificación, ni la retribución de cada servicio que hubiera de prestarle al país, ni se trabajaba con otra mira que la de procurar el bien común, y la de hacer prevalecer opiniones o principios profesados de buena fe. De otra manera no hubiera podido llevarse a cabo la gigantesca empresa que acometieron nuestros padres. Hoy un ciudadano bien educado, exageradamente honesto,  pero totalmente independiente de los grupos políticos que de turno gobiernan o los coaligados, le es difícil ocupar un cargo de alta función en el territorio nacional, así su hoja de vida se desborde en la mayor discreción.

Probablemente la hoja de vida del fiscal Néstor Humberto Martínez, es mejor que de la ex asesora del alto comisionado para la paz Mónica Cifuentes y supera también la del ex ministro de justicia  Yesid Reyes, éste último hijo del doctor Alfonso Reyes Echandía, quien ejercía el cargo de Presidente de la Corte Suprema de Justicia cuando fue asesinado en la toma del Palacio de Justicia el miércoles 6 de noviembre del 1985.

Insisto en que la hoja de vida del fiscal Martínez, Neira a simple vista superaba las de los otros dos aspirantes, pero de tras de ella se encontraba un historia que nada tenía de risueño y de animoso, ni tampoco reflejaba bendiciones de prosperidad como se lo pudo haber imaginado la Corte Suprema. Muchos advirtieron  que el Martínez tenía demasiados conflictos de interés para ejercer el cargo de fiscal.

Las revelaciones que han hecho el noticiero de Yamit Amad y el diario El espectador, tienen al fiscal en el más alto grado de postración, hasta  el punto que varias empresas han solicitado un fiscal Ad Hoc, es decir, alguien ajeno a la entidad nombrado por la Corte Suprema de Justicia para este caso específico.

 Freddy Machado, presidente de la Asociación Nacional de Funcionarios y Empleados de la Rama Judicial (Asonal Judicial), solicitó en nombre del sindicato la renuncia del fiscal General de la Nación, también se encuentran indignados varios cuerpos judiciales por la escogencia de Martínez con fiscal, debido  a que en varias ocasiones expresó que desconocía las irregularidades de la empresa Odebrecht, sin embargo, las últimas entrevistas han revelado que sí tenía conocimiento de las anomalías de la empresa brasilera.

 La esposa y las dos hijas del finado Jorge Enrique Pizano, en vista del escándalo que se ha desatado en torno a su muerte, han pedido mediante comunicación que se conozca el total de las grabaciones  porque consideran que tal como se publicaron editadas podrían incurrir en “inmmoralidad” y no corresponderían a “los deseos” del difunto.

A las pretensiones de (Asonal Judicial) se suma también la del Representante  Mauricio Toro, quien pidió ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara reabrir los procesos en contra del fiscal por el caso de Odebrecht. El senador Jorge Robledo también agregó que el fiscal actuó como cómplice de las manipulaciones ilegales que han sucedido en este caso para beneficiar a Odebrecht y al Grupo Aval del cual el fiscal prestaba sus servicios como abogado. 

Según las conversaciones reveladas por Jorge Enrique Pizano, el ingeniero y controller (auditor) de la concesión Ruta del Sol, Martínez conocía desde 2015, antes de asumir el cargo de fiscal, las monstruosidades en las licitaciones para la construcción de la carretera Ruta del Sol II. Ésta obra fue adjudicada a un consorcio liderado por la constructora brasileña Odebrecht, del que también hacía parte Corficolombiana, involucrada en la obra a través de Episol S.A.S.

 Néstor Humberto Martínez no dejará caer su gran representación de alta calificada nobleza y recomendable por sus méritos y servicios. Sus perseguidores seguirán  en espera de su renuncia irrevocable. Al final la justicia dirá quién tiene razón. 

Más Noticias de esta sección

Publicidad