¿Y dónde está el pepino?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alvaro González Uribe

Alvaro González Uribe

Columna: El Taller de Aureliano

Web: http://eltallerdeaureliano.blogspot.com

Las agencias de investigación internacionales no han tenido éxito en la búsqueda del origen de la nueva amenaza terrorista que se cierne sobre el mundo, y tampoco hay certeza sobre sus creadores.

Se trata de una letal arma biológica que tiene en arduos trabajos tanto a los científicos como a las autoridades.

Las pesquisas se han enfocado en supermercados, huertos, restaurantes, canastos, empaques, costales y camiones, pero ya fueron extendidas a los aeropuertos, fronteras, y muelles marítimos y fluviales.

Se trata de una nueva versión corregida, aumentada y repotenciada de la bacteria Escherichia coli, alias "E. coli", la cual, según las investigaciones hasta ahora adelantadas, se camufla en uno o varios pepinos cuyo rastreo ha sido infructuoso, aunque también hay sospechas de que se mimetiza perfectamente en tomates, lechugas y otras hortalizas.

Ya ha causado varios muertos y armó un tremendo conflicto interno dentro de Europa, pues Alemania acusó apresuradamente a España de ser el país originario de la temible arma. Le dicen "La guerra de los pepinos" y amenaza con extenderse por todo el mundo.

Las sospechas se orientan hacia España debido al grupo terrorista ETA, y también por ser un país residencia histórica de los hermanos árabes. Lo último se debe a que no se descarta, y más bien hay serios indicios, de que el arma fue creada por Al Qaeda y difundida por una célula suya autodenominada "Los pepinos" -aunque también se habla de "Los tomates" y de "Las lechugas con Burka", como retaliación por el reciente abatimiento de Osama Bin Laden cuya muerte han jurado vengar sus amigos.

En los aeropuertos hay alerta roja y gran confusión, pues como se están utilizando las nuevas impudorosas máquinas de rayos XXX para inspeccionar a los pasajeros, se han presentado varias falsas alarmas en la búsqueda de los pepinos en el momento de examinar a ciertos viajeros masculinos. Se dice que en los aeropuertos franceses algunas agentes mujeres ha exclamado varias veces en tono nervioso el clásico "¡mon dieu!" (No puedo mencionar su versión Caribe), ante el avistamiento en pantalla de supuestos pepinos 9 mm, a pesar de que se ha dicho que el tamaño no importa, pues el arma es mortal en cualquier dimensión.

El desconcierto es total. En estos momentos hay un bloque de búsqueda elite integrado por científicos y agencias especiales de seguridad europea y estadounidenses, investigando exhaustivamente la huerta casera encontrada en la casa donde cayó Osama en Pakistán.

En el patio de la mansión fue hallado un huerto con gran variedad de pepinos, arbustos de mostaza gaseosa, arracachas cruzadas con Al Qa-chofas y sandías chinas explosivas, patatas bomba, pringamozas polinizadas por abejas africanas, y una extraña planta mezcla entre frijol recalenta'o, repollo, brócoli y coliflor regada con leche de camello, comúnmente usada en el lanzamiento de torpedos tierra aire.

Al parecer el jeque de Al Qaeda estaba desarrollando armas biológicas para atacar al demonio occidental, y todo apunta a que algunas alcanzaron a salir en fase de experimentación. Sin embargo, hasta ahora sólo se trata de especulaciones, aunque cunde el caos porque no hay señas del pepino portador ni de su origen exacto. De todas maneras, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá en las próximas horas para analizar la sospechosa respuesta de Chávez en su última alocución de Aló Presidente cuando le preguntaron por el asunto: "Me importa un pepino".

Publicidad