Trump, un peligro universal

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Oliverio del Villar Sierra

Oliverio del Villar Sierra

Columna: Trinchera

e-mail: [email protected]

Un peligroso insano, actual Führer del IV Reich yanqui, anda desatado tirando piedras por doquier en tanto el mundo teme por las terribles consecuencias que para la paz mundial pueda acarrear la insanía de su peligrosidad, su esquizoide agresividad, su psicótica perversidad, su demente proclividad, deschavetamientos nunca antes vistos en la imperialista historia presidencial gringa y hay que ver los truculentos orates que por ese temible manicomio que es la ‘Casa Blanca’ han pasado, estilo Truman, Reagan y los tarados Bush (padre e hijo), para sólo citar cuatro de la desquiciada recua de presidentes gringos que al mundo han explotado, esclavizado y bañado en sangre, radioactividad, napalm, glifosato, plomo y bombas.

Pero el presente caso impone la imperiosa necesidad de atar ¡con  camisa de fuerza! al desquiciado Donald Trump, quien por más veras también es un disoluto y desbraguetado gamberro, como lo han dado a conocer sus dos anteriores esposas y más de una centena de amantes y meretrices que por su catre concupiscente pasaron. Cabe aqui recordar lo expresado en 2016 -ya siendo Trump candidato republicano a la presidencia-, por la recientemente fallecida “reina del soul” y activista de los derechos civiles de los afroamericanos, Aretha Franklin, quien informada por una joven afrodescendiente (no obstante su confeso y manifiesto racismo) de su “encuentro” con Trump en un sórdido burdel clandestino de New Jersey en 2012 del comportamiento lascivo del ‘susodicho’, quien trató de accederla “positio adversa” ¡a viva fuerza!: “How I pity poor Melania who’s married to that satyr and vile lecher”. ¡PLOP!

Pero dejemos “por los momentos”, las rasputinescas aberraciones de Trump, para adentrarnos en el vesánico manejo de la geopolítica mundial que éste nefario personaje tiene convertida en una infernal pira a punto de hacer explotar la olla de la paz planetaria. Contrario a los avances del pluralismo mundial de los últimos años, Trump se nos viene con su mundo unipolar, proteccionista, neoliberal, beligerante, agresor, para imponer -incluso a sus mismísimos “aliados”-, el dominio de la tiranía absolutista de los Estados Unidos en todos los órdenes de la vida humana. Así las vainas, lo encontramos “playing with fire”, enfrentado política, comercial y militarmente a Rusia y China y ‘de carambola’, a Irán y Corea del Norte. El anterior deschavetado desafío lo lanza también sobre otros países democráticos que quieren ser gobernados sin amos, sin cadenas, sin invasiones ni genocidas agresiones, sin la explotación de sus pueblos ni el saqueo de sus riquezas naturales y aquí es donde el sollado Trump se topa con la oposición mundial.

Las inadmisibles pretensiones de Trump son una violación al Derecho Internacional y a la libre autodeterminación de los pueblos; conllevan también la violación de los Derechos Humanos y Civiles de más de ciento cuarenta países de América Latina, África y Asia; desconocen rampantes los Tratados Internacionales (como Hitler con Munich, Polonia y la URSS), suscritos por los EE.UU. con anterioridad a su despótico régimen (Protocolo de Kyoto, Tratado de Paris, Acuerdo Nuclear con Irán) y reafirma su infame desacato al mandato de la ONU de la suspensión inmediata al Bloqueo de Cuba y al reconocimiento pleno de Palestina como Estado Soberano, para sólo mencionar ‘la punta del iceberg’ de la insólita peligrosidad del “loco de la Casa Blanca”, como ya es conocido a nivel mundial, barbaridades que ponen de manifiesto que estamos ante a un nefasto nuevo Fuhrer sucesor de Adolfo Hitler, solo que ahora por Trump, superado por mucho….

Pero ya se vive y se siente una inmensa ola de repudio mundial contra éste reencarnado Hitler, comenzando por su propio país donde la Fiscalía federal y el FBI lo acusan, rumbo a su inexorable  “impeachment”, de innúmeras marramuncias y los medios de comunicación lo arrinconan implacables rumbo a su total desprestigio personal y a no dudarlo, éste bergante presidente gringo no saldrá por un “Watergate”, sino por un “shitculvert”, sólo que es cuestión de aguardar un poco y cuando esto suceda todos sus abyectos y vendepatria lacayos a nivel mundial correrán igual suerte que “el loco de la Casa Blanca” ….. ¡Póngale la firma!