La decadencia de los Partidos Políticos en Colombia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Eder Ojeda Carranza

Eder Ojeda Carranza

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Los escándalos de corrupción durante los últimos 20 años en Colombia y en algunos países de américa latina, asociados a la participación de este delito por los miembros de los partidos políticos, ha creado desconfianza en la ciudadanía; por tal razón la credibilidad en las instituciones democráticas han perdido capacidad en sus electores.

En Colombia, por ejemplo las últimas cuatro elecciones como la de congreso, consulta interpartidista, la elección a presidente de la república y la consulta anticorrupción, demuestran que una gran parte de los colombianos no creen en los partidos políticos tradicionales; puesto que los ciudadanos consideran que no representan los intereses de las mayorías en la democracia.
La famosa lenteja en el gobierno de Andrés Pastrana, los llamados cupos indicativos en el mandato de Álvaro Uribe o el significado de la mermelada en el gobierno saliente de Juan Manuel Santos, han generado una concepción corrupta en el seno del estado, producto del intercambio de puestos por votos, a través de concesiones entre el ejecutivo y el legislativo por aprobar proyectos de ley o tener mayorías en el gobierno, situación que afecta grandemente a la democracia.

Sin embargo, los intercambios que se hacen debajo de la mesa entre los partidos políticos y el gobierno de turno, tienen una explicación práctica por mantener el control del poder de algunas instituciones o cargos burocráticos en las regiones del país. Ya que con ese control, algunos parlamentarios poseen influencia en los territorios. No obstante la corrupción degenera a la democracia y afecta la estabilidad del sistema político en un país.

La falta de coherencia de los partidos políticos en Colombia es fatal, un ejemplo de ello es que en la pasada contienda electoral a la presidencia de la república, se presentaron en un 90% los candidatos por firmas y no por el aval de un partido político, como también pudimos observar como algunos partidos que no manifestaron el apoyo al gobierno de Iván Duque hoy lo apoyan como otros que si lo respaldaron en el caso del partido liberal, hoy no se consideren de la coalición de gobierno por el simple hecho de no darle participación en el gobierno, o ¿cómo explicar el apoyo del partido de la Unidad Nacional de Santos al gobierno actual?, o es que acaso se condiciono el respaldo de la coalición de gobierno a dejarle los puestos y cargos que hoy poseen los partidos de esa colectividad, es el caso del Partido Conservador, Unidad Nacional, Mira y el Centro Democrático, mientras que a los que se consideraron independientes por el estatuto de la oposición no les dieron participación en el gobierno como lo es el Partido Liberal, y Cambio Radical, siendo estos últimos partidos políticos que han vivido del intercambio en los gobiernos.

Por lo anterior, lo lógico sería que quienes ganaron sean los que gobiernen de manera coherente y con la participación de los partidos que apoyaron su victoria, sin embargo lo incoherente seria que los que no apoyaron o apoyaron, hoy por el simple hecho de que no les den participación burocrática en el gobierno, presionen para conseguir los intercambios que le hacen daño a la democracia colombiana.

Por consiguiente, la decadencia de los partidos políticos en Colombia ha sido por su falta de sinceridad y actuar ante la opinión pública colombiana, pensado siempre en los intereses de unos pocos y no de las mayorías, puesto que el deber ser de los partidos políticos seria defender el bienestar de los ciudadanos en general y no el interés particular de algún sector de la población Colombiana.
Publicidad