La energía en el Caribe contará con 1,055 billones de pesos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Javier Lastra Fuscaldo

Javier Lastra Fuscaldo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
La mejora del servicio de distribución de energía en la costa Caribe no necesariamente está sujeta a la llegada de un nuevo operador.

En veintiún meses de la intervención se ha garantizado la continuidad del servicio y los recursos se han destinado a atender los mantenimientos y la operación, pero eso no basta, lo que el usuario espera es que no se le vaya la luz y que los niveles de tensión sean estables para evitar daños en sus electrodomésticos.Dos documentos Conpes garantizan 1,055 billones de pesos del Gobierno Nacional para los años 2018 y 2019. Con la liberación de los 320 mil millones de pesos avalados por la Nación y soportados en el Conpes 3910 de 2017 se inicia el primer tramo de las inversiones y con el Conpes 3933 de 2018 por 735 mil millones serán ejecutados durante el 2019. Con estas inversiones los usuarios empezarán a notar la mejora del servicio. Reforzamiento de subestaciones, blindaje y reposición de redes, medidores inteligentes y nuevos sistemas de información y control serán las acciones que se acometerán con esos recursos.

Para garantizar el manejo eficiente y transparente de estos dineros públicos, se diseña una estructura de gobierno corporativo para que acompañe a la empresa técnica, jurídica y administrativamente en la ejecución de los proyectos.

Las grandes inversiones en la infraestructura de Electricaribe deben empezar ahora. Entretanto, la búsqueda de la solución estructural y definitiva irá en paralelo. A la fecha se han recibido comentarios al reglamento de ofertas no vinculantes publicadas el pasado 3 de agosto por parte de acreedores financieros y posibles interesados que están en revisión. Para hacer los ajustes por ellos propuestos se ha ampliado el plazo hasta el 14 de septiembre de 2018 y en tal sentido la primera fase se extenderá hasta finales de diciembre.

Para mejorar el servicio de distribución de energía en la Costa Caribe hay que invertir en la infraestructura obsoleta y para ello se requiere tiempo y dinero. Con el apoyo financiero del Gobierno Nacional hemos comenzado, ahora el reto es que el servicio sea autosostenible.
Publicidad