La renuncia de Uribe ha consternado al país

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jesús Iguarán Iguarán

Jesús Iguarán Iguarán

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La Corte Suprema de Justicia llama a indagatoria ex presidente Uribe, por los delitos de soborno y fraude procesal, por presuntamente haber buscado testigos para que declararan en contra del congresista Iván Cepeda, esta llamada ha despertado toda clase de expectativas en los medios de comunicación.


No existe periodista que no se inquietó por tener el mínimo detalle de este proceso, muchos ciudadanos consideran plausible la decisión de la alta corte, como también existen quienes alegan que la alta Corte hace caso al presidente Santos quien amaestrado por la desgracia se empeña en engendrar trastorno a quien luchó por él, en su defensa contra el gobierno ecuatoriano cuando quisieron enjuiciarlo por la operación que terminó con la muerte del guerrillero Raúl Reyes, para época la amistad entre el presidente Satos y el ex presidente Uribe era supremamente estrecha, intima e inseparable, aquella estrecha intimidad acabó  llevando a Santos a la primera magistratura del país. Hoy no existe entre ellos sino una gran antipatía que los califican como grandes discrepante, el presidente Santo  es actualmente unos de los grandes allegados del senador Ivan Cepeda quien acérrimamente es contrario de las doctrinas de Uribe y la colectividad  que ha desarrollado con el presidente, no dejan  de abrigar el propósito de ver atado bajo cadena al senador Uribe.

Muchos de los simpatizantes del Centro Democrático consideran que  la alta Corte ha deteriorado su moral, pues, Leonidas Bustos, Francisco Ricauter y Camilo Tarquino, ex magistrado este alto tribunal se encuentran recluidos en la cárcel por corrupción y sus bienes se halla bajo la lupa de la fiscalía, por lo tanto consideran que es posible que juzguen a un ex presidente quien durante su vida se ha cobijado con grandiosas fortunas de benignidades. 

Es deplorable que magistrados olvidados de que tienen a su cargo el propósito de las leyes y la misión de hacer respetar y cumplir las providencias emanadas de la autoridad legislativa para el bien común, se ocupen hoy en interpretar la constitución de manera inconcebible y servil, a cambio de fallos pagados mediantes diezmos por servicios desatinados.

 En las redes sociales han manifestado que el presidente Santos se mueve como mandadero de la Farc debido a que junto con el senador Cepeda camuflaron cinco millones de dólares que usarían para pagar magistrados de la Corte con el fin de emitir fallo que terminen encarcelando al senador y ex presidente Uribe

La conducta de los gobernantes de una nación no tiene por qué  equivocarse ni de direccionar episodios que vayan en detrimento de su moralidad, como tampoco verterlas a medidas caprichosas. Hay momentos que las decisiones tomadas por los mandatarios tienen la intensidad de un estupefaciente, y la conducta asumida por el presidente al convertirse en vocero de  narcoguerrilleros  para encarcelar a un ex presidente, es totalmente deshonrosa, ansiar aniquilar a un ciudadano que en las pasadas elecciones parlamentarias se hizo vencedor entre más de 17.000.000 de sufragantes y ganó más 850.000 simpatizante que lo llevaron a ocupar diversas curules en la alta cámara de la nación,  es degradar la dignidad de la máxima investidura del país.

Uribe Inicialmente presentó renuncia por considerar que era faltar a la dignidad encontrarse en una silla de la legislación colombiana y a su vez enjuiciado por la alta corte del país, pasado unos días reconsideró su renuncia, para no dejar en la orfandad a miles de compatriota que reclaman su presencia para la nueva legislación.

Publicidad