Taganga #CleanPlanet

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alonso Amador

Alonso Amador

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Casi al mismo tiempo en que el Presidente de la República sancionaba la Ley de Cambio Climático y la Ley de Páramos en la Sierra Nevada de Santa Marta, un grupo de voluntarios sacábamos 75 sacos cargados de basura arrojada en el sendero que conduce de Taganga hacia Playa Grande. Con una capacidad de 40kg de peso por saco, se estima en cerca de 250kg la cantidad de basura retirada. 

Cajas de cigarrillos, llenas y vacías; botellas de plástico y de vidrio; tapas, bolsas, vasos, y demás residuos de plástico; cajas de fósforos; recipientes de icopor; zapatos, sandalias, crocs, trapos; latas vacías de gaseosa y cerveza; entre otros artefactos contaminantes fueron sacados del lugar. Lo único que revela tanta contaminación es la falta de cultura cívica y medioambiental de muchas de las personas que por allí transitan ocasional o habitualmente. Toda esta basura se encontraba arrojada en la pendiente del cerro, de tal manera que, además de la afectación a la flora y fauna del cerro, es inminente la contaminación del mar. 

Un dato curioso: solamente los transeúntes extranjeros, en su mayoría europeos, detuvieron su caminata para agradecer a los voluntarios y al director del proyecto por la ardua labor realizada en favor de los ecosistemas y playas de Taganga, incluso ofrecieron sus datos de contacto para incluirse como voluntarios en la próxima actividad. Sólo un bogotano hizo lo propio. Entre tanto, un chileno se detuvo un par de minutos para describirnos cómo hicieron en su país para mejorar la cultura de respeto al medioambiente. Cabe advertir, también, que varios venezolanos estuvieron de voluntarios.  Además del riesgo ambiental que se genera para nuestras playas y hábitat montañoso, se crea un estado natural incompatible con la actividad turística. Llama la atención que parte de las áreas contaminadas del sendero peatonal colinda con uno de los hoteles más reconocidos del sector; y vale la pena añadir que el turismo compone un rubro de la economía samaria que abarca el 53%. Por lo demás, debemos entender que Santa Marta es nuestra casa, es la casa que estamos mostrando a nuestros visitantes nacionales y foráneos.

La campaña ambiental no fue una idea improvisada, hace parte de la primera fase de ejecución del proyecto Clean Planet, un programa ideado por un joven pereirano experto en liderazgo y emprendimiento social, Sebastián Hernández, quien en su paso por otras partes del mundo entendió la necesidad del cuidado ambiental, y ha decidido lanzar su proyecto en nuestra ciudad aprovechando su visita a Santa Marta.

Si bien se retiró una cantidad considerable de residuos contaminantes, en el lugar aún queda mucho por descontaminar. Pronto circulará en las redes todo el material videográfico captado. Aunque en esta primera actividad fuimos pocos los samarios que participamos, Clean Planet tiene programada una segunda fase de actividades para mediados de agosto, ojalá más samarios apoyen este proyecto que tiene por fin mejorar las condiciones medioambientales de este sector de Taganga. Todos estamos invitados a Taganga #CleanPlanet.

Publicidad