Barreras al desarrollo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Wilfrido De la Hoz

Wilfrido De la Hoz

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Todos los colombianos queremos que el nuestro sea un país desarrollado, que nos distingan como una nación que aplica y respeta las mejores prácticas o políticas de desarrollo, de tal manera que nuestros compatriotas gocen de un buen estatus, de una forma de vida con todas sus necesidades básicas satisfechas y además puedan llevar a cabo una estrategia de ahorro social y económico que le permita crear riqueza personal y familiar.

Esas son las condiciones a las que aspiramos los colombianos, en virtud  del mandato popular que hemos dado a un nuevo gobierno, lo cual nos ilusiona mucho lograr un estándar de vida colectiva dentro de un marco democrático, respetuoso y efectivo para todos, sin discriminación alguna.

Es pertinente decir que hasta hace poco tiempo, en el mundo moderno, el desarrollo de un país se miraba muy ligado al comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB). Esta concepción fue cambiando y se entendió que si bien el crecimiento económico es condición necesaria, el desarrollo tiene un alcance más profundo que se relaciona, además de la necesidad de satisfacer las necesidades básicas de la población, con la formación de un entorno de oportunidades que le permita al individuo realizarse según sus capacidades.

También sabemos que las actividades económicas para el desarrollo de un país están interrelacionadas con un sinnúmero de estrategias y procesos concebidos bajo políticas, planes y programas en concurso con sinergias positivas que las impulsan para lograr ese gran objetivo.

En desarrollo de las actividades económicas de tales planes y programas siempre surgen o existen previamente, circunstancias que obstaculizan o frenan el ritmo de la ejecución de los proyectos. Esas circunstancias u obstáculos en materia macroeconómica se denominan barreras al desarrollo.

En nuestro país persisten varios elementos que restringen la libertad económica de los individuos y que, en consecuencia, inhiben el desarrollo económico. Estos mismos elementos son los que constituyen barreras para un mayor crecimiento económico; siendo la tramitología y la inequidad para el ejercicio económico las fuentes más importantes a superar para reducir la pobreza y la desigualdad social. También vale la pena mencionar los obstáculos regulatorios que guardan en sus entresijos algunos Tratados de Libre Comercio (TLC), los cuales distorsionan los beneficios que ellos representan para el bienestar de los consumidores.

Por otra parte, sabemos que el desarrollo de la economía de un país se encuentra estrechamente ligado al crecimiento de su población en términos de talento humano. Cuando los jóvenes y personas en edad productiva están esforzándose para avanzar pero no llegan a ninguna parte, probablemente tengan barreras personales de las que ni siquiera se han dado cuenta.

Mucha gente tropieza con barreras para su crecimiento y desarrollo personal que les impide alcanzar las metas personales o profesionales de su vida. No obstante, independientemente del tipo de barreras a superar, pueden rebasar los obstáculos y alcanzar sus metas probablemente haciendo oportunas modificaciones en la planeación de sus actividades de crecimiento.

Publicidad