¿Y usted sí piensa?... cuidado ah…

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Walter Pimienta Jiménez

Walter Pimienta Jiménez

Columna: Vainas mías

e-mail: [email protected]

Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde”.

Hace falta, pero mucha falta, gente que piense; pero que piense en lo bueno, en  lo  sano. Se han muerto los que antes lo hacían y hay en la humanidad  gran escases de ellos y   de ellas. Los que hubo estaban incluidos dentro de la riqueza  nacional de cada país y valían más que el oro…Cada vez, la gente piensa menos en lo bondadoso y  mucho menos  en lo honrado,  virtuoso  y  recto.  Se necesita urgentemente pensadores y  pensadoras…preocupa esto y los poco que hay tienen exiguo espacio social porque todo lo ocupan los no pensadores que abundan que da miedo.

La razón por la cual ya no hay pensadores,  es porque en nuestro medio pensar se volvió peligroso, arriesgado y mortal…y entonces se vive entre inútiles, inservibles, ineptos e incapaces. Para colmo, ya la escuela no enseña a pensar porque ahora estudiar no es pensar, es asistir a clases sin vocación alguna… Pásmese, siendo docente, recuerdo con el frío de la frustración lo que uno de mis estudiantes del décimo año de bachillerato, hace ya sus años, recriminado por mí ante su nulo rendimiento en el área de español, al respecto me dijera: “Profe, yo para qué estudio si lo que quiero ser es como Pablo Escobar que no estudió y murió multimillonario”.

Lo anterior no es más que el reflejo del  facilismo propio de los jóvenes de hoy  al considerar no requerir del estudio para  nada, y mucho menos del algún tipo de disciplina,  por lo que ya figuras de ninguna talla intelectual le son un modelo a seguir para imitar…

…Y pásmese otra vez, si  quiere, a  ese mismo estudiante, le  pregunté otro  día,  qué sabía él del  famoso poeta  chileno Pablo Neruda y, éste,  con  toda  la  frescura  que  le  caracterizaba me salió  con este “milagro” de suerte dolida, inculta y por demás estéril: “Profe, para que nos habla tanto de ese man, si ese man era marica”.  Quién te dijo eso, le pregunté. Y pásmese por tercera  vez, si lo  desea, me respondió que un tío de él que era policía…

Hubo alguna vez, una Colombia de pensadores y que yo recuerde, algunos fueron: Estanislao Zuleta, Germán Arciniegas, Eduardo Caballero, Luis Nieto Arteta, Jorge Gaitán Durán, Orlando Fals Borda, Gabriel García Márquez, Epifanio Mejía, Tomás Carrasquilla, Rafael Pombo, Luis Carlos López (“el Tuerto”), Julio Flórez, José Asunción Silva, Jorge Isaac, Jorge Eliecer Gaitán, Alfonso López Michelsen…en el  plano  samario, José Benito Vives de  Andreís; Francisco Vergara  Barros;  Gregorio  Castañeda  Aragón; Ismael  Correa Diazgrados; Álvaro  Cepeda Zamudio…, de este tiempo, mujeres  como: Magdalena  León; Piedad Bonett; Ángela Becerra;  Rosa Cotes Vives…, seguro estos no consideraron nunca que estudiar era un desvarío…

Quisiera saber en qué piensan algunos  jóvenes de  hoy que no sea en la predisposición  hacia la vagancia, el errar  y  el  vagabundear anti peripatético haciendo  del  hacer alguna  vaina, que genere otra  vaina  que no  sea   en un  carajo…

Hoy  el pensar, no contagia; pregunte usted a cualquier  estudiante  quién  fue Nietzsche y nada tendría de raro  le  conteste que  fue un  delantero brasilero que  jugó en  el Unión  Magdalena junto con   Wagner  Rodríguez,  cuando  el  equipo de  Santos Cristo y que metía “unos cipotes goles de chanfle”…

¿Y lo más  grave sabe qué es? Que quienes no piensan, seguro  se meten a políticos o a politiqueros… ¡Qué peligro! … Estos sí que ni saben en qué momento el pez es pescado, pero con todo y eso gobiernan y legislan y heredan curules  de por  vida y perviven  más allá de  la muerte  vueltos monumentos y estatuas en el  desabrigo de que quien piensa muere pobre…

…Por hoy, no más sermón, pero antes, y  en relación con lo mismo,  le tiro esta píldora de Sir Francis Bacon quien esto  decía al  respecto: “Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde”.

Por  ello,  no me despido   sin antes  preguntarle: ¿Y usted sí piensa?…cuidado ah…

Publicidad