¿Cuál Autonomía Regional?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Wilfrido De la Hoz

Wilfrido De la Hoz

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Sin pena ni gloria ha pasado en Nuestra Región Caribe la aprobación y creación de la Región de Administración y de Planificación –RAP-. Los costeños hemos estado soñando con la autonomía de nuestra Región Caribe desde que existe la República; a pesar del esfuerzo y el empeño puesto, aún el degradante centralismo nos sigue “mamando gallo”.

Cualquier persona medio letrada entiende la autonomía regional como la potestad que obtienen los entes territoriales de una región, dentro de un Estado, para la planificación y gestión de su desarrollo integral. No se trata de una autonomía total, ya que eso se podría entender como región independiente, lo cual no forma parte del contexto de este análisis.

La Región Caribe colombiana, también llamada Costa Atlántica, ha estado sometida a un adormecimiento centralista, desde el principio de los tiempos. Sin embargo, durante los dos últimos lustros ha experimentado un engañoso despertar, debido a la voluntad del Congreso de debatir y crear, mediante Proyecto de Ley, las Regiones Administrativas y de Planificación -RAP-.

Este hecho es un avance teórico, con pocas posibilidades de concreción real, porque siempre ha existido un temor en la conciencia de algunos dirigentes nacionales de permitir Autonomía Regional, especialmente a la Región Caribe, por un hipotético desmembramiento de la República.

La inquietud mesurada de las fuerzas vivas de nuestra Región es una muestra de ello, pese a que la Comisión Primera del Senado de la República aprobó el Proyecto de Ley de Regiones o Ley 182 de 2017. Luego ese instrumento legal pasará a segundo debate en la Plenaria de la Cámara.

Para entender mejor este avance retrocedamos un poco a la creación y funciones del  Consejo Regional de Planificación de la Costa Atlántica-Corpes-que cumplió su ciclo y fue necesario reemplazarlo e intentar transformarlo en la Región de Administración  y de Planificación-RAP-.

A partir de la finalización del Corpes Costa Atlántica, todas las fuerzas vivas de la Región continuaron su empeño en luchar porque la Costa lograra herramientas jurídicas que le permitieran la planeación y ejecución de proyectos de desarrollo para salir de su pobreza ancestral.

El esfuerzo logró una meta intermedia, mediante la expedición de la Ley 1454 de 2011 o Ley de Ordenamiento Territorial, pero los ocho gobernadores de la Costa Atlántica reclamaran ante el Gobierno Nacional la creación de la Región de Administración y de Planificación del Caribe.

Ahora se aproxima la oportunidad de avanzar un poco más hacia el objetivo de viabilizar, incentivar y fortalecer la creación de la RAP del Caribe, gracias al trámite adelantado en el Congreso de la República, el cual mediante el Proyecto de Ley 182 de 2017 Senado le otorga autonomía presupuestal. Aunque los recursos de inversión provendrán de los aportes asignados por los propios entes territoriales que la conforman, la cofinanciación del Presupuesto General de la Nación y demás que establezca la Ley.

Lo anterior indica que a la RAP le va tocar buscar sus propios recursos de inversión; es decir los departamentos, Distritos, Áreas Metropolitanas y municipios que la conforman, deberán meterse la mano al dril o ingeniarse la manera de obtener la financiación de sus proyectos porque de acuerdo con estadísticas confiables de la Federación Nacional de Departamentos, basada en los datos del Departamento Nacional de Planeación y del Ministerio de Hacienda, el 82% de los impuestos van a la Nación, el 13% para los municipios y sólo el 5% a los departamentos.

@WILFRIDODELAHOZ

Más Noticias de esta sección

Publicidad