Colombia en la OCDE, otro chiste macondiano

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge Giraldo Acevedo

Jorge Giraldo Acevedo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Las aspiraciones de Colombia para ingresar a la  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos más conocida como la  entidad de las naciones más ricas del planeta o la OCDE,  es una gestión inaudita si tenemos en cuenta la realidad del país en temas sociales y económicos.

La referida  entidad es un organismo de cooperación internacional, compuesto por 35 estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales.

Lo primordial es que Colombia, según datos del  Banco Mundial,  es una de las naciones latinoamericanas con más  desigualdades. En el índice de desarrollo humano de la ONU, Colombia pierde diez puntos una vez que se lo pondera en términos de desigualdad de acceso a la salud, la educación y bajos salarios. Las señales de desigualdad se extienden por todo el tejido económico y social.

Esta aspiración gubernamental de graduarnos de nación  más rica  no  es la mejor ocurrencia  de un gobierno al que sólo le faltan unos pocos meses para terminar sus labores. Colombia se encuentra en proceso de adhesión a la OCDE desde el 29 de mayo de 2013.

Colombia  en vez de disminuir crece en desigualdad económica y social.  Como es  posible que en materia de trabajo u ocupación  la mayoría esté  en el rango del  informal o rebusque y  la corrupción  continúa con un aumento  incontrolable.

Si Colombia aspira a graduarse como el 36 estado  más rico en el mundo tiene primero que pasar por el largo y exigente aprendizaje de un nuevo modelo de desarrollo   e industrialización y que su economía no dependa exclusivamente de la minería del carbón y el petróleo; incorporando el medio ambiente en los programas y políticas públicas;  además,  mejorando el acceso y la calidad en la salud, la educación,  el sistema salarial y de empleo.

La aspiración de ingresar a Colombia al club de las naciones más ricas del planeta, es  otro  hecho de lo increíble e inaudito  que solamente ocurre en este país macondiano.

De todas maneras la aspiración del Gobierno Nacional, que preside Juan Manuel Santos Calderón secundado por el Ministro de Hacienda  Mauricio Cárdenas Santamaría,  más bien parece un chiste en un programa de humor colombiano.

Colombia. Como otro estado más rico del mundo,  en el marco de lo increíble e inaudito es  lo mismo que  la aseveración en el sentido que es la nación más feliz cuando en verdad, esa sí absoluta, es  la más fiestera y folclórica del planeta.

Publicidad