Economía, destino naranja

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Hector Medina Carrascal

Hector Medina Carrascal

Columna: Opinion

e-mail: [email protected]

La importancia que viene mostrando la Economía Naranja en Colombia es innegable; aspectos como los clústeres de música e industrias creativas nos demuestran el potencial del tema sobre las expectativas económicas que tanto nos preocupan. Así para el 2017, según cifras de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual ésta economía aportó cerca del 3.4% del Producto Interno Bruto de Colombia, o mejor para expresarlo en plata blanca movió la suma de 18 billones de pesos.

Sin embargo, la producción de petróleo, carbón y productos agrícolas como el café, el banano y las flores son los principales generadores de los ingresos de nuestra economía. Es por lo anterior que surge la necesidad del aporte del sector creativo en el impulso del crecimiento económico cómo la principal estrategia de diversificación; apostar por rubros que produzcan innovación y valor agregado indiscutiblemente sería el mejor camino para obtener resultados positivos a mediano plazo y acercarnos un poco más al desarrollo de nuestro país.

Pero para que la industria naranja pueda convertirse en un motor impulsador bien sincronizado, debe contar con un liderazgo de una gestión dinámica por parte del gobierno que permita incentivar y promover la generación de empleo y el incremento de la productividad en este interesante sector. De ahí que la Ley 1834 de Mayo de 2017, debe ser una propulsora del sector renovable y limpio que es el talento.

Lograr colmar éstas expectativas implica el decidido apoyo a nuestros creativos y emprendedores; en ellos se encuentra la respuesta a los retos de nuestra economía en el futuro más cercano. Luego para financiar ésta iniciativa se debe contar con importantes recursos, mecanismos de crecimiento y sostenimiento para el futuro desarrollo de éste sector e igualmente se deben formular estrategias de conquista hacia los mercados internacionales. Éstas estrategias deben ser lideradas por una política pública sería, dinámica y transparente.

En definitiva, es notorio el apoyo cada vez mayor por parte de los artistas de nuestra Región Caribe en favor del candidato que presenta serias propuestas en temas relacionados con la creatividad y el capital intelectual.  Los planteamientos y las propuestas basadas en el talento, la propiedad intelectual, la herencia cultural y la tecnología son inherentes a la actividad que desarrollan dichos artistas.

Así mismo la decisión de los artistas guarda coherencia con la necesidad del país de contar con sectores que aporten valores agregados a nuestra economía. Apostar por la creatividad es sin duda una gran estrategia para impulsar el motor de desarrollo económico, así de claro señores lectores, no me refiero al crecimiento económico, sino al desarrollo económico. Como el título del libro de los autores Felipe Buitrago Restrepo e Iván Duque Márquez, la economía naranja nos da una oportunidad infinita y Colombia es tierra fértil para iniciar el cultivo.

Más Noticias de esta sección

Publicidad