Los mismos con las mismas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: [email protected]

Si algo les ha hecho un daño profundo a las democracias latinoamericanas y en especial a la colombiana, ha sido la perversa relación entre el poder político y el poder económico. La corrupción en el manejo de los dineros del Estado ha sido una de las peores consecuencias, para no hablar de las prebendas que el capital ha recibido en todos los gobiernos, en países con profundas desigualdades como el nuestro.
Ha sido frecuente, que decisiones tomadas por ministros dan lugar a una inmediata llamada de los dueños del capital al presidente del respectivo país, sometiendo a estos altos funcionarios a grandes cuestionamientos cuando no a retirar propuestas que consideraron pertinentes. Esta cercanía entre los grandes empresarios y las máximas autoridades de una sociedad impiden, sin duda, decisiones que favorecen a una mayoría que no goza del privilegio de tener línea directa con el presidente del país.

Esta cercanía nace con frecuencia de la financiación de las campañas o del poder del sector privado en los medios de comunicación que influyen decididamente en la opinión de la ciudadanía. Por muy generosos que sean los dueños del poder económico en sociedades como la nuestra, llena de injusticias, siempre sus beneficios personales y los de sus grupos económicos, estarán entre sus grandes prioridades. Lo contrario es pedirle peras al olmo.

Por todo lo anterior y mucho más, preocupa la noticia que está circulando, en la cual se afirma que el candidato del Centro Democrático que lidera todas las últimas encuestas ha sido invitado por el poderoso Alejandro Santo Domingo a desayunar a su casa privada. Este privilegio, si se puede llamar así, no lo tiene ningún colombiano que no tenga tal cantidad de dinero, sea dueño de la cadena radial y de televisión más importante del país, como es Caracol. Además, de ser propietario del periódico El Espectador de muy amplia circulación nacional.

Esto lo que le demuestra al pueblo colombiano es que, si Ivan Duque gana la Presidencia de Colombia en las próximas elecciones, vamos a tener más de lo mismo. Conociendo un poco a Iván Duque no creo que haya sido su iniciativa, sino que esta cita fue inducida por su jefe Uribe quien conoce y ha ejercido el poder en esta línea de priorizar al capital sobre el trabajo. Basta con recordar la Confianza Inversionista, los Contratos de Estabilidad Jurídica y los otros grandes privilegios que sus gobiernos le otorgaron al sector privado más poderoso del país.

Es decir, más de lo mismo será lo que probablemente observaremos en el próximo período presidencial y que nos seguirá consolidando como uno de los países del mundo con mayor concentración del ingreso, de la tierra y de todo lo demás. Ojalá esta noticia no sea cierta pero la probabilidad de que no lo sea es casi nula, porque en Colombia desgraciadamente nadie puede manejar el país si los cacaos no lo aceptan. Y después dicen que no somos una República Bananera.

Más Noticias de esta sección

Publicidad