Los tres requisitos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

A finales del año pasado tuve la oportunidad de asistir a un conversatorio con dos de los grandes encuestadores del país. Cuando terminaron de hacer su análisis sobre la elección presidencial de este año, me acerqué a uno de ellos y le pregunté, quien creía que podría ser el próximo presidente de Colombia. Sin titubear me dijo. Quien tenga el mejor discurso, la mayor base política y la mejor imagen. El primero vale un 35%, el segundo otro 35% y el tercero un 30%.

Seguidamente le pregunté ¿qué era un buen discurso para él? Me respondió que los colombianos van a elegir como próximo presidente de Colombia, el candidato que presente el mejor programa de gobierno que reforme la desprestigiada justicia del país, que impulse a la estancada economía, acabe con la corrupta mermelada, resuelva el despelote de la movilidad en las principales ciudades del país y presente el mejor programa de transformación productiva.

Totalmente de acuerdo. Los colombianos estamos cansados de tanta inmoralidad en la justicia y la política, de la falta de oportunidad de un empleo o ingreso digno, de la exagerada carga tributaria, del derroche en el gasto público, del atraso en la infraestructura vial, del caos del tráfico en las ciudades capitales y del abandono del sector agroindustrial. El que tenga bien organizadas las ideas para combatir estos lastres del país, tiene asegurado el primer 35%, del puntaje total.

El segundo requisito importante para llegar a la casa de Nariño, es la base política. Sin duda alguna, esta es la parte más importante de una contienda electoral. Quien tenga el mayor número de senadores, representantes a la cámara, gobernadores, alcaldes, diputados, concejales, ediles elegidos, más los votos de las organizaciones gremiales y de opinión, tiene el otro 35% asegurado. El que no tenga la base bien organizada, puede pasarle como al ciclista Nairo Quintana, que perdió los tres tours más importantes de Europa -en las últimas etapas-, por no tener equipo.

El tercer y último requisito, considerado muy importante para sellar el triunfo a la presidencia de República, es el carisma y la buena imagen del candidato. Muchas veces, se tiene buena imagen y cero carismas. Y viceversa. En pasadas elecciones muchos se han quemado por no contar con este 30%, restante.

Claramente, los debates televisivos con los candidatos presidenciales, van a permitir que los colombianos identifiquemos el candidato que cumple con estos tres requisitos. Por ahora, le están dando el mejor puntaje en programa de gobierno, organización electoral e imagen, a Iván Duque. Si la confianza sigue creciendo en las próximas encuestas, puede ganar en primera vuelta.

En el tintero: Si no hay segunda vuelta presidencial nos ahorramos $250.000 millones. Con esa plática se pueden alimentar 115.000 niños de escasos recursos en un año o construir unas 8.000 viviendas para familias campesinas en zonas rurales apartadas del país. ¡Hagamos esa obra de caridad a esas familias por Dios!

Publicidad