Legado romano

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Luis Tabares Agudelo

Luis Tabares Agudelo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Los romanos fueron una civilización que existió entre los años 753 ac y 565 dc.  Su existencia de 1318 años terminó con la muerte de su último emperador Justiniano.

Los etruscos fueron anteriores  a los romanos pero coexistieron, se relacionaron  y tuvieron influencia en el surgimiento de una de las más grandes civilizaciones de la historia. Eran muy religiosos e interpretaban diversos signos proféticos a través del vuelo de las aves y de la observancia de los rayos. 

Una tarde del año 753 ac el vendaval huracanado e invernal sacude casi toda la península itálica. Mientras los aldeanos etruscos buscan refugio en el interior de sus viviendas, una bandada de aves que surca el cielo huye de los rayos y centellas que comienzan a caer; Rómulo -que observaba a las aves- se percata de una gran iluminación a la que la sigue efecto sonoro que termina en inmenso rayo al cual interpreta como mensaje de los dioses que le indican el lugar reservado para la nueva ciudad imperial: Roma.   

Como aún hoy tenemos mucha influencia de su legado,  en derecho seguimos analizando todo lo relacionado con sus fuentes y características: por un lado, le daban escaso valor a las normas jurídicas sustantivas en forma de derecho escrito. Pero por el otro, las fuentes como la costumbre y la jurisprudencia tuvieron una importancia relevante. En consecuencia predominó en sus catorce siglos de existencia el derecho no escrito. De hecho, el jurista  no colocaba la doctrina rígida por encima de las necesidades de la vida sino que acomodaba el razonamiento jurídico de la tradición y la costumbre a las exigencias prácticas.

Hubo dos hechos que marcaron la posibilidad que hoy tengamos parte de su legado en derecho. El primero fue Teodosio en el siglo V dc que al observar diversidad de derechos y acciones resolvió codificarlos. Y el segundo, un siglo después, Justiniano –último emperador- ordenó codificar lo que hoy conocemos como el código romano. Pero en varias ocasiones a pesar de tener esta codificación se debía recurrir a la jurisprudencia y costumbre para resolver los casos no previstos en ella que se lograba debido a la sencillez de sus soluciones basada en reglas a partir de la acción.

Muy temprano en los romanos –con Ulpiano-  aparecen los preceptos jurídicos fundamentales: vivir horadamente, dar a cada uno lo suyo, no perjudicar a otro. Así pues lo bueno es común a la moral, mientras que lo justo es especifico del derecho.

La mujer entre los etruscos era libre, no era marginada de la vida social, participaba activamente de los banquetes y ayudaba en las labores públicas. Esta libertad producía escándalo para los romanos  y por esa razón los consideraban “promiscuos” debido a que entre ellos la mujer estaba confinada al telar, al dolor y al sufrimiento. Las mujeres en Roma nunca tuvieron la totalidad de los derechos que tenían los varones. No disfrutaban de los privilegios políticos o sociales. Así mismo, no se  les estaba permitido votar o ser elegidas en cargos de elección. Las niñas escasamente iban a la escuela media y  nunca recibían la educación superior.

Para concluir, me surgen varias peguntas; ¿se esmeraron tanto los romanos en dejar para la humanidad un legado solo para varones? ¿Heredamos el confinamiento y maltrato eterno a nuestras mujeres desde los romanos?

Más Noticias de esta sección

Publicidad