La primera cita con la democracia en el 2018

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Sergio Iván Gutíerrez Rodríguez

Sergio Iván Gutíerrez Rodríguez

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
Colombia siempre ha sido un país políticamente polarizado. Históricamente, dividido entre liberales y conservadores, con fuertes pasiones entre fuerzas de derecha e izquierda. Como evidencia, nos quedan innumerables cicatrices del conflicto armado. En contraste, hemos desarrollado una triste apatía a la política, la abstención figura como protagonista inerte en cada jornada electoral.

El pasado 11 de marzo se realizó la elección de Congreso de la Republica y consulta interpartidista. Las primeras votaciones, en mucho tiempo, que se realizan sin la violencia de los grupos alzados en armas. En esta ocasión, el antiguo grupo terrorista de las FARC-EP, militando ahora como Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, se enfrentó a la voluntad popular en las urnas, saboreando nuevamente lo amargo de la derrota, y la guerrilla del ELN se mantuvo en su cese unilateral como propuesta para reanudar los diálogos de paz.
A pesar de haber sido una jornada sin violencia, figuraron otros protagonistas. Aumentó el número de votantes con relación a las elecciones en 2014, pero el abstencionismo sigue reinando, 53%. Menos de la mitad del censo electoral son los ciudadanos que eligen en nuestro país. Muchos compatriotas aún conservan apatía a la política, en Salahonda (Nariño) los habitantes, como protesta por la falta de servicios de energía, agua potable y salud, impidieron la apertura de la jornada electoral.

La compra de votos, como practica repudiable, se niega a desaparecer en el ejercicio democrático. Pero la figura inédita en esta historia, fue la falta de tarjetones para las consultas interpartidistas, un problema logístico que finalmente fue sorteado con trasteos de un lado al otro y fotocopias de último momento. Punto para recapacitar en ambos sentidos, el costo que les deja estas consultas al bolsillo de los colombianos y la capacidad de la Registraduria Nacional para garantizar el ejercicio democrático. Sin desconocer, que esta última depende del presupuesto que le asigne el Ministerio de Hacienda para estos ejercicios.

Los resultados de las elecciones de Congreso de la Republica, dejan al Centro Democrático con la mayor representación legislativa, seguido por Cambio Radical y la coalición de los partidos de izquierda Verde, Polo Democrático y Compromiso Ciudadano. En las consultas interpartidistas, las encuestas acertaron, Iván Duque se impuso en la coalición de la derecha y Gustavo Petro hizo lo propio en la de la izquierda.

Ahora nos enfrentamos a un nuevo escenario político, inicia la carrera presidencia. En los resultados de esta jornada, parece que toma mayor fuerza la derecha, como conjuro a ese fantasma del socialismo del siglo XXI que tanto nos atormenta desde el vecino país. Sin desconocer, una izquierda que toma fuerza y busca en varias formas alianzas productivas. Tristemente, no podemos decir que ganó la democracia. Todo lo contrario, el gran triunfador sigue siendo el abstencionismo.

En mayo es la siguiente cita, esperemos que muchos compatriotas despierten ese compromiso dormido que tienen con la democracia. Hagan a un lado todos los mitos y prejuicios que se han creado alrededor ejercicio democrático. No vendan su conciencia y recuerden que el voto en blanco también es una opción que no le suma al ganador como han hecho creer muchos para evitar que esta alternativa tome fuerza.

Más Noticias de esta sección

Publicidad