Los crímenes sexuales de las Farc

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Sergio Iván Gutíerrez Rodríguez

Sergio Iván Gutíerrez Rodríguez

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
Los medios de comunicación han dado a conocer algunos testimonios de varias mujeres que fueron reclutadas a la fuerza siendo menores de edad. Además, abusadas sexualmente, esclavizadas y obligadas a abortar dentro de las filas de las Farc. Esto es apenas una pequeña porción de las atrocidades cometidas por esta guerrilla en contra del pueblo colombiano. En especial, la población menos favorecida.

Aunque para nadie es un secreto la capacidad criminal con la que actuó éste grupo para derrocar al Estado. Apenas estamos conociendo la olla podrida dentro de esa organización. No se trata de delitos cometidos en contra de la oligarquía ni de los hacendados capitalistas. Mucho menos, de la emblemática acción guerrillera de robarle al rico para darle al pobre. Se trata de repudiables delitos sexuales en contra de la mujer.

Las victimas en este caso, son mujeres de familias humildes, residentes en zonas rurales y campesinas, que fueron arrancadas del seno de su hogar, siendo aún niñas. Para ser llevadas al monte donde nunca pidieron ir, con el pretexto de luchar por una causa para ellas desconocida. Pero, realmente, la verdadera intención era convertirlas en esclavas sexuales de los comandantes guerrilleros, obligarlas a planificar para evitar embarazos tras las múltiples violaciones y en caso de quedar embarazadas, ser obligadas al aborto so pena de someterlas a fusilamiento.

Estos delitos sexuales en contra de la mujer, de acuerdo al testimonio de muchas víctimas, era una política dentro de la organización. El Estado Mayor de las Farc, conocía de los abusos sexuales y abortos que se cometían en los frentes guerrilleros. Incluso, hay testimonio que existía un campamento donde llevaban a las guerrilleras a practicarles los legrados. Estos aberrantes delitos nada tienen que ver con la causa y razón del conflicto armado. Sin embargo, muchos de los líderes guerrilleros, responsables de estas conductas penales, se pasean libremente, dentro y fuera del país, haciendo campaña política.

Estas mujeres colombianas, que nunca pidieron ser parte de un conflicto irracional, no solo tendrán que lamentar la impunidad y la pena de cargar en su cuerpo la repudiable mancha del asqueroso delito de abuso sexual violento. También, tendrán que ver a sus verdugos convertidos en figuras políticas, haciéndole promesa al mismo pueblo que maltrataron con su conducta criminal.

Ante la inoperancia de nuestro Estado y la benevolencia del gobierno de turno. Al pueblo no le queda otra opción, que guardar en la retina todas las acciones criminales de una guerrilla que se hacía llamar el Ejército del Pueblo y que desconociendo todo lo horrendo que representa su razón social, decidieron mantenerla como partido político. Sin duda, esta es una burla a todas sus víctimas, en especial los menores de edad reclutados violentamente y las mujeres esclavizadas y abusadas sexualmente.
Publicidad