El tiburón y la sardina

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Amilkar Acosta Medina

Amilkar Acosta Medina

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Según Portafolio "las señales recientes han generado inquietud y llevado a la paralización de decisiones de inversión, algo que puede salir muy costoso en el mediano plazo". Y van más lejos al afirmar que "en Colombia el Ejecutivo quiere exprimir a la gallina de los huevos de oro".

Pero, la realidad es otra. La más reciente encuesta aplicada entre compañías mineras 2010-2011 y divulgada por el prestigioso Instituto Fraser, concluye que "ninguna compañía minera dejaría de invertir en Colombia por razones tributarias".

Como si lo anterior fuera poco "el 12% de los inversionistas internacionales considera que el régimen tributario colombiano alienta la inversión; el 56% dice que no desestimula la misma, 27% dice que es medianamente disuasorio frente a la inversión; y ninguno cree que los impuestos ahuyenten a los capitales". Como quien dice, afana más el velón que el dueño de la olla!

Huelga decir que, según el Director de Analdex Javier Díaz, se presenta una gran evasión en el pago de regalías en la explotación del oro, que puede llegar a los US $16 millones anuales, nada menos que el 25% de lo que debió recaudar, producto en gran medida de la ilegalidad y la falta de control.

El caso Drumond es patético: se vio obligada por un fallo del Consejo de Estado a pagar más de US $33 millones al Estado por concepto de regalías, las cuales le habían sido birladas por dicha empresa. Posteriormente tuvo que cancelar US $48 millones de resarcimiento por liquidación inapropiada de regalías.

Y por qué pasan cosas como estas? Pues, sencillamente porque el Estado ha estado inerme, indefenso, desbarajustado, sobre todo después de su funesto desmantelamiento en la administración Uribe. Para empezar, como lo sostiene el mismo diario "el catastro minero se ha convertido en un hueco negro. La masiva entrega de títulos mineros en los últimos años a empresas y personas respetables, pero también a especuladores de los RNNR o como un medio de pago de favores políticos".

Y de contera como lo sostiene el experto Mauricio Cabrera, "se ha creado un submercado con esos títulos", sin que este se dé siquiera por enterado y, lo que es peor, sin que ello le reporte un solo peso. El Estado siempre lleva las de perder, por qué?

Más Noticias de esta sección

Publicidad