Se despeja el escenario para la elección presidencial

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

El Pájaro de Perogrullo

El Pájaro de Perogrullo

Columna: Opinión

e-mail: jplievano@outlook.com

Todo lo que ha pasado esta semana en materia política va despejando el escenario de la elección presidencial.
El año pasado, el electorado colombiano navegaba en un mar de incertidumbre. Existían más de cincuenta precandidatos.

Todos los precandidatos creían que la presidencia era un mango bajito de coger y que cualquiera lo podía hacer. Lo cierto es que, además de querer ser presidente, se necesita una combinación de muchos factores, entre los que se puede contar la preparación intelectual y académica, el apoyo político y económico, la estructura partidista, la experiencia, los votos (de opinión o de clientela), el mensaje, el equipo, la inteligencia emocional y el carisma. Estos factores, unidos, hacen que el electorado se incline más a uno o a otro candidato y que este sea más o menos viable. Hoy en día, como está servida la mesa, solamente existen cuatro candidatos viables. El primero de ellos será el candidato que salga de la coalición Uribe-Pastrana. La coalición es una unión, más que clientelista, eminentemente programática.

Hay coincidencias en asuntos tan importantes como el respeto a la institucionalidad, el cumplimiento de la ley y el respeto al libre mercado y la propiedad privada con sentido social. Marta Lucía Ramírez, un poco a regañadientes, entendiendo que era mejor estar que no estar, a pesar de que el mecanismo de consulta popular abierta el mismo día de las elecciones parlamentarias no la ayuda, aceptó la consulta popular como mecanismo.

Al final, el mensaje al colectivo de Marta Lucía Ramírez es que hay que pensar en beneficio de la patria y no en el interés personal. Bien por ella. De esta coalición, pensaría que el elegido va ser Iván Duque, por cuanto Uribe logrará que su favorabilidad y apoyo popular se le traslade a Iván. Iván Duque posee todos los factores necesarios para ser presidente, aun cuando algunos dirían que le falta experiencia.

Pensaría que Iván, en ejercicio de su talante, suplirá con creces esa aparente falta de experiencia rodeándose de un sólido equipo, encabezado por el presidente Uribe, Carlos Holmes, etc. Otro candidato con posibilidades es Gustavo Petro, quien se impondrá en la consulta popular abierta sobre Caicedo, sin lugar a dudas. Afortunadamente, Clara López, al verse mal acompañada, decidió saltar de ese barco. Felicitaciones a Clara. El mensaje político de Petro es opuesto al de la coalición Uribe-Pastrana, con énfasis en lo público como motor de desarrollo, y por ello serán interesantes los contrates en los mensajes de campaña.

A Petro le costará trabajo pasar a segunda vuelta. De hecho, su votación será muy reducida porque su imagen desfavorable supera a la favorable. Fajardo es otro de los candidatos viables. El problema de Fajardo es la mala compañía de Robledo y del Polo y su indecisión en ciertos asuntos de gobierno y de estructura de Estado. Fajardo tiene una imagen favorable positiva y su fuerza está en el voto de opinión, luego su votación será significativa. German Vargas, por supuesto, es el último de los candidatos viables.

Vargas tiene el lastre de haber sido parte del Gobierno y su mala imagen. Igualmente, sus votos provienen más de las clientelas y los barones electorales que del voto de opinión. Así, le resultará difícil conseguir el tiquete a la segunda vuelta. Afortunadamente, el mensaje político de German Vargas es muy parecido al de la coalición Uribe-Pastrana.

En síntesis, hay dos corrientes y sólo dos tiquetes para la segunda vuelta para cuatro candidatos: una de centro derecha y otra de centro izquierda. De la centro derecha pasará a segunda vuelta Iván Duque y de la Centro Izquierda pasará a segunda vuelta Fajardo. Entre ellos estará el Presidente de los colombianos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad