De la alteración del orden público a los acuerdos de buena energía

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Javier Lastra Fuscaldo

Javier Lastra Fuscaldo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
Durante el 2016 en la Región Caribe se presentaron 751 retenciones de cuadrillas y 308 toma de vías, ocasionadas, según los manifestantes, por fallas en la prestación del servicio de energía eléctrica. Esta tendencia ha venido disminuyendo después de la intervención de Electricaribe por la Superintendencia de Servicios Públicos. Ya para el 2017 esos incidentes cayeron en un 17 % según datos internos de la empresa y de la Policía Nacional.

En el marco de las políticas adoptadas por la intervención buscamos acercarnos a los clientes identificando sus necesidades, entenderlas y satisfacerlas. En Santa Marta, en uno de los denominados “Encuentros de buena energía”, en el que se contó con más de 300 líderes de toda la costa, se firmó un pacto simbólico en el que se acordó no hacer uso de las vías de hecho para elevar solicitudes a la empresa, sino de manera pacífica a través de los canales institucionales.

Por su parte la compañía se ha comprometido de manera concertada en zonas especiales a disminuir los tiempos de respuesta, priorizar las reparaciones y mantenimientos en función de sus posibilidades financieras hasta la solución estructural de la empresa que, cómo se ha expuesto, requiere de montos importantes durante los próximos diez años, los cuales podrían superar los 6 billones de pesos. Sin duda ha empezado a dar buenos resultados la estrategia de acercamiento a nuestros clientes. En el 2017 se hicieron 2.136 mesas de trabajo con líderes de toda la costa y 45.493 talleres para el uso racional de la energía, se propusieron esquemas flexibles de financiación de las deudas basadas en planes con cero intereses, llevamos cine a los barrios que demuestren buenas prácticas de consumo de energía, se lanzó la aplicación para reportar daños y pagar facturas, entre muchos otros, y con todo ello se ha venido reduciendo las incidencias y se ha mejorado la atención de los usuarios como lo demuestran las estadísticas.

Desde la intervención, si bien son menores las alteraciones del orden público, estas aún se presentan, pero lo relevante es que así como en Colombia hay muertos y heridos cuando los equipos de fútbol ganan o pierden los partidos, la justificación de reaccionar violentamente por problemas del servicio de energía en la Región Caribe, por todo las acciones de la empresa, no debe ser la excusa de delincuentes para cometer actos de vandalismo y el uso de las vías de hecho que atenten contra la integridad de los trabajadores de Electricaribe, la sana convivencia de las comunidades y la ciudadanía en general. La mejora eléctrica solo se logrará con el aporte de todos. Empresa, gobierno y sobretodo con el acompañamiento de la comunidad.

Más Noticias de esta sección

Publicidad