El secreto está en la voluntad política

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Ricardo Villa Sánchez

Ricardo Villa Sánchez

Columna: Punto de Vista

e-mail: [email protected]

Mañana 22 de enero vence el plazo para que los partidos y grupos significativos de ciudadanos que postulen candidatos a la Presidencia, construyan entre sus directivos nacionales, sus acuerdos políticos y le informen a la autoridad electoral, su voluntad de participar en una consulta interpartidista para escoger la candidatura de coalición para el debate presidencial que se avecina. El 11 de marzo, en la misma fecha de la elección de los integrantes del Congreso de la República en circunscripción nacional y regional, se realizará esta consulta popular de coalición, de la que sus resultados son imperativos y que cuenta con financiación estatal.

En Colombia a partir de 1994, fecha en que por última vez el Partido Liberal unido triunfó en las elecciones presidenciales, han ganado la presidencia coaliciones entre diversos movimientos y partidos políticos, remember la Gran Alianza por el Cambio, Primero Colombia, y la Unidad Nacional; no obstante, en el tarjetón, previo un proceso democrático, tipo consulta interpartidista, no se ha presentado aún una candidatura unitaria, sino sólo en la pasada elección presidencial de 2014 en virtud de acuerdos políticos, participaron las coaliciones del Polo Democrático con la UP, y la de la Unidad Nacional con Cambio Radical, La U y el Partido Liberal, que finalmenté ganó en segunda vuelta.

En esta ocasión se habla de coaliciones, concertadas y elegidas en las urnas, además de las que sean producto de Pactos Políticos. Ojalá el inicio de este procedimiento democrático, en la deliberación pública, se convirtiera en una especie de primarias que coadyuvarán a potenciar las listas de coalición al Congreso de la República, y al sistema de gobierno - oposición.

La coalición progresista es la que ha decidido realizar una consulta popular para escoger candidatura unitaria; la integran: Clara López Obregón, Carlos Caicedo y Gustavo Petro. La Coalición Colombia, mediante acuerdo político, vincula a Sergio Fajardo como su candidato. Cambio Radical, así parezca obvio, hizo coalición con Germán Vargas; el Partido Liberal, en consulta interna, escogió a Humberto de la Calle y pide pista en las anteriores. Finalmente está también la coalición de derechas que va a definir si se somete a consulta o busca otra manera de ungir su candidatura entre Iván Duque, Marta Ramírez y Alejandro Ordoñez. Así se ve en el partidor la carrera presidencial, entre quienes piensan en coaliciones que se calculan con más opción en los sondeos de opinión que se han hecho hasta la fecha para la primera vuelta presidencial.

Así algunos, después de que se avalaran las firmas presentadas ante la registraduría, con aire de triunfalismo, con base en las encuestas o en los fenómenos políticos actuales, den por descontados los triunfos en las consultas interpartidistas, le teman al llamado voto castigo, o consideren que no le alcanza a la coalición progresista, nada está definido ante el dictamen de las urnas, que de cualquier manera, también garantiza una mayor legitimidad a la candidatura que elija la ciudadanía, y le da muchas posibilidades de ganar en la primera vuelta o pasar a la segunda, con mayor opción de unidad de acción con los sectores alternativos. Señores precandidatos, el secreto está en la voluntad y en la decisión política.

De todos modos, con el humo blanco a la consulta interpartidista para la coalición progresista y con la incertidumbre de la coyuntura actual, se permitirá compactar una candidatura de coalición, con el hecho político de vencer la primera consulta interpartidista de este tipo, en el escenario de los post-acuerdos de Paz, con una campaña solidaria, masiva, entusiasta, con debate público y con participación ciudadana, en el que el propósito sea un pacto nacional para un programa político, realizable, con vocación de poder, liderazgo y permanencia, que sea la bandera para empezar a cambiar juntos este país, con este proyecto político de largo aliento, democrático, transformador, colectivo, más allá de intereses particulares o de grupos, y con la fraternidad que sólo traen las apuestas en común, acordadas con coherencia, confianza, esperanza y decencia.

Más Noticias de esta sección

Publicidad