¿Y éstos ‘don nadie’, de dónde salieron? (I)

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Oliverio del Villar Sierra

Oliverio del Villar Sierra

Columna: Trinchera

e-mail: [email protected]

A veces me dan ganas de ahorcar a la humanidad y acabar con la farsa.
Esta pía y bienaventurada cogitación de la que no he podido recordar su caritativo autor pero cuya misericordiosa, piadosa y gozosa intención benéfica es innegable, cae -como dice el sabio proverbio cieneguero- “como anillo en ojo mocho” sobre el actual despelote mundial y el mierdero nacional por el que pasa “la humanidad entera que entre cadenas gime”. Aplicarla para resolver el ‘trumpismo’ en que se debate el mundo por causa de la pandémica barbarie imperialista del ‘bastard’ presidente gringo, Donaldo Hitler, es asunto de “muera Sansón y todos los filisteos”, en tanto que en lo mero colombiano sería profiláctica y justa expiación de nuestro ‘santismo’ oprobioso, delictuoso, ominoso, “todos a una”. En uno y otro caso pagaríamos nosotros los justos, por ustedes, los culpables pecadores de este abominable descoñetamiento internacional y nacional, de allí que tengamos que darle, mientras les llega su ‘San Martin’ al ‘fat pig’ de Donaldo Hitler y a su servil lacayo, el maligno Lucifer Santos, al citado mundificatorio pensamiento aplicable a todo ese inverecundo gentío de gente, un inventariado beneficio censual (¡ojo con la ortografía censora), sobre la base de que, “multi sum vocati pause vero electi”. (Mat. 22:14).

Sí, porque sería herético, injusto y antidemocrático que al urente seol y a la ignívoma gehena fuéramos a dar yo, Nicolasito Maduro, Diosdadito Cabello, Danielito Ortega, Evito Morales, Raulito Castro, Vladimirito Putin, Xixito Ximping, Basharito Al Assad, Timochenkito Londoño, Piedadcita Córdoba y unos contaditos ‘electi’ más, en tanto sí merecen ser fritos ¡como el friche! en el Calderón de Lucifer Santos, los inícuos ‘varitos’ y uribitos, los ‘callejeros’ de la Calle, las tríbadas y hermafroditas fajardistas, los detestables, solapados y neuróticos varguistas, los vampiros pinzonistas, las viragos ramiristas, los onanistas fascistas ordoñecistas, en fin… toda esa detestable piara de pinchaúvas, gamberros, zoilos, badulaques, proteos, malandrines, rufianes, sabandijas, trapisondistas, zascandiles y truhanes de toda laya a cuyas patas marcha una catajarria de imbéciles, la recua del vulgo abyecto, la hez de la canalla, lo que el buenazo de Carlitos Marx llama, “der lumpemproletariat” y los sociólogos contemporáneos franceses la clasifican como, “la mierdibú”, en fin, la plebe, la balhurria, la perrata estólida, ignara, borrega, sometida, alienada, estúpida… Ya lo dice el Libertador Presidente Simón Bolívar: “Por la ignorancia nos han sometido más que por las armas”…

Toda esta conción la proclamo desde el inmáculo púlpito de la dignidad imputrescible y virginal de la impoluta pudicia política de quienes estamos libres del pecado mortal de la corrupción que campea ¡trochemoche! en el vermiculoso paular mefítico de la política concupiscente del capitalismo satánico. (Esta prosa se conoce en ‘Preceptiva literaria’ como, “oratoria sagrada”). Y si hay algún perro que ladre en sindicante sentido contrario, que lo haga ahora o que aulle para siempre, por lo que entonces traigo a cuento la insólita, descarada, cínica, desvergonzada y jedionda intención de una horda de ‘don nadies’ de la honestidad, la inteligencia, la cultura y la política que con impúdica insolencia delincuencial e insólita desfachatez punible, se les dio, ‘per se’, por arbolearse a las letrinas del Congreso desde las alturas de la corrupción para vergüenza de propios y extraños. (Atronadores aplausos de las barras y ‘¡Vivas!’ por el orador).

Sí, porque como decía el difunto Rodrigo Ahumada Bado, dónde carajo alguno de éstos desvergonzados ha ‘pegado’ un ladrillo en pro de los sin techo, de los descamisados, de los ‘pata en el suelo’? ¿Cuáles las ejecutorias de éstos demagogos, dónde sus proficuas obras, dónde su ejemplar y sacrificada trayectoria política? ¿Cuál su ascendiente popular, moral, ético, honesto, incorruptible? ¿Dónde sus atributos tribunicios, contestatarios, retadores del opresor y corrupto sistema que nos explota y saquea? ¿Dónde su patriotismo soberano y nacionalista? ¿Ahhh…. síiiii….??? Con que ahora resulta que son los impolutos redentores de las masas irredentas….? ¡Mandan guevoooooo…!!!!!

Fijensen (je… je… je…) bien en las listas de candidatos al Congreso, ora nacional, ya departamental: Toda una recua de desconocidos demagogos, sacados ellos de las braguetas y traseros de las más sórdidas pandillas de la jedionda politiquería colombiana. 2736 candidatos (de los cuales 49 (!) son del Magdalena), entre los que se elegirán (eso creo) 107 senadores y 171 representantes. Me precio de ser un bacán que conoce a Raymundo y todo el ‘orbeundo’ en materia política, social y mafiosa y para solo meter la cucharada en los incursos en electorerismo del Magdalena, solo conozco a dos de ellos… ¡sólooooo dos…. de cuarenta y nueve imputados…!!! Como intituló EL INFORMADOR días pasados: “No hay cama para tanta gente”, titular que supongo errado, pues debió ser: “No hay ‘cana’ para tanta gente”….

Recibí un “Todo-Mail” que dice: “9 objetos cotidianos más inmundos que la taza del inodoro”: 1 Bolsos femeninos 2 Fuentes de aguas públicas 3 Cafeteras y utensilios de cocina 4 El pomo de las puertas 5 Teclado y ratón 6 Esponjas y estropajos de cocina 7 Botones de máquinas expendedoras 8 Grifos, bañeras y refrigeradores 9 Teléfono móvil. Lo reenvié a 55 de mis conspicuos abonados y “por los momentos” (como dicen los venezolanos) ¡y ni que se hubieran puesto de acuerdo entre ellos!, 13 me han respondido –palabras más, palabras menos-: “Oliver: te faltaron las listas de políticos a senado y Cámara” ¡Plop! Continuará….
Publicidad