Se acabó el 2017

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: vivesg@yahoo.com

Bueno señores y señoras, compatriotas y compatriotos, se nos acabó el 2017. Ya bien entrados en la Navidad, todos empezamos a hacer el balance de cómo nos fue y la mayoría rogamos, esperamos y nos ilusionamos con que el 2018 si va a ser el año del despeluque.

Este año fue de locos en todo el mundo y hubo desastres naturales inmensos, atentados terroristas impactantes, entre otras muchas calamidades. Difícilmente podríamos tener un año peor, pero por si las moscas toquemos madera, y de paso recemos la Novena del Niño Dios, que dicen que es milagrosa. No hay que perder el optimismo.

El 2018 viene con excelentes noticias para Colombia, y el regalo más grande es que Santos deja de ser presidente. Ocho años de mal gobierno que casi acaban con lo que quedaba de país son una proeza difícil de superar. Le tocará cambiarle el nombre a su fundación por uno más acorde con lo que mostró como gobernante. ¡Que paquete chileno tan grande! Lástima que no exista un Nobel para la ineptitud porque para ese si había hecho méritos de sobra.

El dicho dice que no hay situación por mala que sea que no sea susceptible de empeorar, y ojala los colombianos no cometamos el error de elegir a otro paquete chileno como presidente. Déjenme decirles, que hay por ahí unos cuantos de esos candidatos presidenciales que tienen méritos sobrados para superar a Santos. Pintan bien, igual que Santos, hablan bonito a diferencia de Santos, y tienen suficientes pergaminos para empapelar el Colpatria. No digo nombres para que después no me acusen de estar tomando partido por un candidato.

La otra buena noticia es el mundial de futbol, y nuestra selección va a estar presente. Por el grupo en que le toca arrancar, todos tenemos cifradas las esperanzas en que pasará fácilmente a la segunda ronda. Ojala no nos equivoquemos.

Por el lado del Caribe, supuestamente de va el dictador cubano, Raulito Castro. ¿Qué algo vaya a cambiar en Cuba? Amanecerá y veremos. Ojala que no sea un solo cambio de guardia de un dictador viejo y prostático por uno joven y de más enjundia o fuerza vital para que mantenga vivo el legado de los Castros muertos cuando estos ya no estén. Tendremos que esperar a que muera Raulito para que la Cabal le adjudique a ojo de buen cubero el sitio que le corresponde. Pero uno se imagina que ella, dueña de las llaves del Averno, lo enviará con su hermanito del alma y Gabo.

Se escuchan las oraciones por todo el mundo para que el vecino dictadorzuelo de marras termine de caerse de una vez por todas. Hay que ir haciendo las averiguaciones en los distintos zoológicos del mundo para ver si alguno le da morada porque uno se imagina que cuando ya no sea presidente, en Venezuela no lo van a querer ver ni en pintura.
En fin, lectores y lectoras, disfruten las vacaciones, dejen de pelearse por política o religión, quiéranse mucho, coman mucho y disfruten la vida mientras se pueda porque para sufrir siempre hay tiempo. Abrazaos los unos a los otros. Sean generosos con la gente con la palabra y con el bolsillo, y no se olviden de rezar y ponerse a paz y salvo con los demás y con ustedes mismos. Les deseo a todos unas felices navidades, y nos vemos nuevamente en el 2018.

Más Noticias de esta sección

Publicidad