A Cristina

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Sergio Iván Gutíerrez Rodríguez

Sergio Iván Gutíerrez Rodríguez

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
Muchas veces me he preguntado cuál es el sentimiento más solidario que podemos exteriorizar como seres humanos. Precisamente, creo que he encontrado la respuesta. No es el de regalar una moneda en el semáforo, es el amor y respeto a los animales. Una persona sensible ante las causas animalistas ve el mundo con una perspectiva diferente. Tengo la plena seguridad, que jamás será un actor generador de violencia, todo lo contrario, será un pacifista solidario.

Hablar con Cristina, me hizo reflexionar sobre muchas cosas. Democráticamente, hemos sido incapaces de gobernar para nosotros mismos, la avaricia y la corrupción nos ha carcomido. Siendo Colombia un Estado garantista, carecemos de legislaciones que protejan a los más vulnerables, y las pocas que existen no se cumplen. Tristemente, vemos morir a los enfermos urgidos de atención en la puerta de los hospitales; otros, perecen esperando una cita con un especialista.

Si éste es el panorama que nos toca vivir a nosotros como personas. ¿Qué les queda a los indefensos animales? En lo personal, me considero una persona sensible ante todo tipo de sufrimiento, pero nunca había conocido a alguien tan animalista como Cristina. Sus lágrimas reflejan un sentimiento puro, pero no solo eso, nos deja ver una gran falencia que tenemos como sociedad y, lo indiferente que hemos sido con nuestra responsabilidad como seres razónales.

Cuanta falta le hace a nuestro país las personas con este pensamiento. Nos hemos vuelto tan intolerantes e irracionales, que encontramos en la violencia una forma de resolver nuestras diferencias. Dejamos de lado los sabios ejemplos que nos brinda la madre naturaleza. El equilibrio que siempre ella mantiene. Muchos desconocen los avances que ha logrado el hombre gracias al comportamiento de los animales. El ciclismo, la natación, el paracaidismo y hasta la aviación, son algunos ejemplos de las enseñanzas que nos han brindado nuestros amigos más leales.

Dentro de todos los aspectos que debemos mejorar como sociedad, el cuidado y protección de los animales es uno de mayor importancia. Refleja el estado de convivencia y tolerancia en el que vivimos. Adoptar una mascota callejera es la oportunidad, de por cierto muy económica, de darle cariño a un ser sintiente que lo necesita, aún mejor será su gratitud eterna. No comprar animales exóticos para pretender domesticarlos sacándolos de su hábitat natural, es un ejemplo de respeto a la madre naturaleza.

Ancestralmente, la vida del ser humano ha estado ligada a la convivencia con los animales. Considero, que en gran parte, gracias a ellos sobrevivimos sobre la faz de la tierra. De allí el compromiso que debemos tener para su protección y conservación. Por esto la importancia de personas como Cristina, animalistas por pasión y de corazón. Que nos dan un ejemplo de sensibilidad y cariño hacia los seres con los que nos tocó compartir este hogar llamado planeta tierra.

Más Noticias de esta sección

Publicidad