Las encuestas del Centro Democrático: A cumplir lo acordado

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

El Pájaro de Perogrullo

El Pájaro de Perogrullo

Columna: Opinión

e-mail: jplievano@outlook.com

La mejor forma de elegir a un candidato de un partido es, sin lugar a dudas, una consulta. Algunos las prefieren abiertas y otros cerradas.
Lo cierto es que si se quiere construir elegibilidad, en un país con gran afluencia de votantes de centro e independientes, una consulta abierta es lo adecuado. Tan es así que ese será, o asumo que será, el mecanismo mediante el cual el candidato del CD se medirá a Marta Lucia Ramírez y Alejandro Ordoñez, en lo que se ha llamado la coalición Uribe-Pastrana, para que quien resulte elegido vaya a la primera vuelta fortalecida y en unidad de centro. Si así se hace, dicho candidato tendrá altas posibilidades de ganar en primera vuelta, lo cual es necesario para que la mermelada del Gobierno no sea factor de decisión en la segunda vuelta, como ocurrió en el 2014.

No obstante, una vez establecido el mecanismo, el CD tiene la responsabilidad de continuar y terminar dicho proceso, conforme a lo acordado. Finalmente, ese acuerdo, bueno o malo, guste o no guste, fue lo acordado en consenso por los precandidatos, algo que tiene una enorme significancia política y debe ser apoyado por todos los militantes del CD. No llevar a cabo hasta el final el mecanismo, según sus reglas acordadas, es una mala señal para la ciudadanía y los militantes.

Como compromisario de Carlos Holmes Trujillo para ese proceso, participé en varias reuniones en las que se pretendía acordar el mecanismo, hasta que Carlos Holmes decidió acogerse a lo que los otros precandidatos acordaran. Me impresionó en las reuniones el liderazgo, sabiduría y pragmatismo del Presidente Uribe, con quien no había tenido la oportunidad de compartir tan cercanamente.

Siempre quiso un mecanismo expedito, trasparente y simple que ahorrara recursos a los contribuyentes, que facilitara la coalición con Pastrana y que le diera tranquilidad al país por la escogencia del candidato del CD antes de navidad y año nuevo. Siempre manifestó su no rotundo a que el mecanismo fuera “el que diga Uribe” o una convención. Causa absoluta indignación por ello oír a periodistas mal intencionados y a amigos del Gobierno despotricar diciendo que el CD no es democrático porque finalmente el escogido será “el que diga Uribe”.

Que errada y mal intencionada aseveración. El tamaño histórico del Presidente Uribe es incuestionable, lo cual se soporta en su sentido democrático, su sabiduría y su carisma y, duélale al que le duela, el rescate del país durante el periodo 2002 - 2010. Por ello, a través de un facilitador, se acordó en consenso un mecanismo de encuestas por parte de cuatro de los pre-candidatos para la escogencia del candidato del CD.

Carlos Holmes lo aceptó sin reparos. El mecanismo establecía que el último en la primera encuesta salía. Se acordó además contar con un Comité Garante, el cual tiene como labor fundamental auditar y dar garantías sobre las reglas y el mecanismo acordado, específicamente la escogencia de las encuestadoras, la redacción de las preguntas y, en general, la “mecánica” del mecanismo y el cumplimiento de las reglas.

El Comité Garante, no debía, a mi juicio, de manera respetuosa, pronunciarse sobre si debía o no salir un precandidato por empate técnico, dada cuenta el margen de error, pues ello no era lo acordado, ni interpretar lo acordado está en sus potestades. Afortunadamente, a pesar de la decisión inadecuada pero de buena fe del Comité Garante, María del Rosario Guerra, en una decisión grande y generosa, que busca la unidad del CD, dio un paso al costado. Así, esperamos que el proceso siga su curso, conforme a las reglas acordadas, para tranquilidad de la ciudadanía, pues entre los cuatro que quedan está el próximo Presidente de Colombia.
Publicidad