Revolución o Involución de las Farc?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

David Name Orozco

David Name Orozco

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
La mayoría de las revoluciones que la humanidad puede recordar de los últimos siglos tienen elementos en común como lo es el objetivo del beneficio de la mayoría, especialmente de los grupos más vulnerables.
Siendo esa la premisa, analicemos la “revolución” de las Farc, quienes después de su conformación en 1964 plantearon que su interés primario e ideológico era una reforma del modelo del país, en aquel momento fundamentado en una reforma agraria, que buscaba una mejor distribución de la tierra, para que nuestros campesinos colombianos fueran más productivos, logrando así la generación de riqueza a todos los niveles de la sociedad, pero especialmente beneficiando a la gran mayoría de campesinos de Colombia. Si ese fue el objetivo fundamental de la “revolución” de las Farc, los resultados después de más de 50 años de esta “revolución” trajo frutos amargos como miles de muertos inocentes, miles de secuestrados, el ataque al desarrollo integral de la familia con efectos devastadores como: la separación del núcleo familiar, reclutamiento forzado de menores, violaciones sexuales a menores, abortos forzados, violaciones de los derechos humanos, desplazamientos forzado de campesinos, expropiaciones ilegales de tierras, destrucción del desarrollo de la libre empresa a través de las conocidas “vacunas”, extorsiones, y afectaciones directas al modelo productivo establecido. ¿Cómo fue que las Farc crearon una “revolución” por los campesinos de Colombia, que terminó convirtiendo a los campesinos en uno de los grupos de víctimas más grandes del conflicto? Creo que la respuesta la conocemos todos porque no ha sido una revolución, sino que desgraciadamente ha sido una “Involución” (detención y retroceso de una evolución) a nuestra nación! Los hechos claramente demuestran que se han burlado de las víctimas como lo hicieron cuando tuvieron que entregar el inventario de “cachivaches”, los cuales serían usados para resarcir a las víctimas de las atrocidades cometidas por los “involucionarios” según los acuerdos pactados en la Habana. Si este sucinto y básico análisis, que cualquier colombiano puede hacer sin entrar en mayor profundidad, muestra que ni siquiera han respetado lo que su “revolución” tenía como objetivo, y que violaron todos los principios, que un estado de derecho y una democracia exige, me lleva a preguntarme, ¿por qué ahora si cumplirían con lo que prometen y plantean como partido político? Creo que los colombianos debemos pensar mejor y más detenidamente el modelo de país con “seguridad integral”, basada en oportunidades con pilares como innovación, educación, salud y desarrollo, dentro de un estado social de derecho, cobijado con una justicia que castigue al bandido y proteja al buen ciudadano.

Somos una Colombia que anhela pasar esta página negra de nuestra historia de la infame “Involución” de las Farc, que ahora anhelan propagar esta “Involución” a través de su proselitismo político lleno del cáncer del “populismo”. Es hora de reconstruir nuestra nación y llevarla por la senda de la justicia genuina con oportunidades reales para todos.
Publicidad