El Papa y la Selección

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Sergio Iván Gutíerrez Rodríguez

Sergio Iván Gutíerrez Rodríguez

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
En estos días la atención de todos está centrada en dos pasiones, la religión y el fútbol. Los noticieros no escatiman en los detalles del partido Colombia vs Brasil, 5 de septiembre, estadio Metropolitano de la ciudad de Barranquilla, para las eliminatorias de Rusia 2018.
Por otro lado, la visita de Francisco, al siguiente día, septiembre 6, tercer papa que visita nuestro país. Estos dos acontecimientos, acaparan los espacios en todos los medios de comunicación.

Los temas de momento son la nómina de Colombia para enfrentar a Brasil, si juega o no juega James, que la solución de gol está en la dupla Teo - Chara; cuanto le cuesta al país la visita del Papa, si se reúne o no con los representantes de las Farc, las ciudades que va a visitar. Así somos nosotros, esa es nuestra idiosincrasia. No está del todo mal preocuparnos por estos temas, son de actualidad. Vivimos el fútbol; la mayoría de los habitantes de nuestro país son católicos, lo heredamos de los españoles.

Esto le da al país un respiro de tantas noticias malas, los políticos que se roban la plata, los niños que se mueren de hambre, lo inoperante de la justicia, los enfermos que perecen en la puerta de los hospitales, la violencia, la corrupción, el desempleo, la delincuencia... en fin. Es mejor distraernos un poco, para olvidar la triste realidad en la que vivimos.

Por el momento, preferimos refugiarnos en las amarguras o alegrías que nos pueda dar nuestra amada selección Colombia de fútbol y en la palabra de evangelización que nos trae el sumo pontífice de la iglesia católica, para mitigar las penas que aquejan a nuestra sociedad. Ambos eventos son importantes, Colombia necesita ganarle a Brasil, en un partido nada fácil, para estar más cerca al mundial de Rusia 2018. No menos relevante, es la visita del primer Papa suramericano a tierras colombianas.

Lo que también es cierto y no debemos olvidar, es que la película sigue rodando, el telón está arriba. Mientras nosotros nos distraemos con la visita del papa Francisco y el partido de la selección Colombia; nuestra honorable clase dirigente sigue mirando cómo se roba el erario público. Las Farc siguen buscando mamertos para burlarse del pueblo y llegar al poder. Los contratistas de obras públicas las siguen dejando inconclusas y robándose el dinero. Las EPS siguen matando enfermos.    

Terminará el partido y ojala la Selección Colombia gane; de por cierto no la tiene fácil, no le pudimos ganar a Venezuela de visitantes y nunca le hemos ganado a Brasil de locales. El Papa aterrizará con todo su séquito en Bogotá, después visitará las ciudades de Villavicencio, Medellín y por ultimo a Cartagena desde donde regresará a Roma. Esperemos que esta visita le traiga cosas buenas al país.

Pasado todo esto, las cosas seguirán igual. Los que creemos en Dios pero no en la santidad de Jorge Mario Bergoglio, seguiremos elevando plegarias al todo poderoso y luchando para salir adelante. La Selección Colombia nos seguirá dando alegrías y sufrimientos. Lo importante, realmente, es no olvidar la realidad en la que vivimos, tomar conciencia y responsabilidad para lograr un mejor futuro de nuestra patria.

Más Noticias de esta sección

Publicidad