Merecido adiós a la Coronel Sandra

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Sin duda alguna jugó un papel fundamental y decisivo  el rol ejercido por la Coronel Sandra Vallejos Delgado, Comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, donde cobró trascendental importancia el acercamiento hacia las comunidades para conocer de primera mano la serie de problemas en materia de seguridad que afronta el Distrito, su visión humanista le propició ganarse el aprecio y el afecto de la dirigencia comunal, con la cual materializó proyectos, planes e iniciativas, conducentes a mejorar la sana convivencia.

Algunos líderes cívicos, referenciaron una larga lista de factores en materia de optimismo que impactó la confianza de la gente en el trabajo de esta mujer policía, gracias precisamente al carisma, al magnetismo y la magia socializadora que caracterizan el sencillo y descomplicado estilo de personalidad de la alta oficial, que logro meterse en el pueblo samario. La celeridad y el carácter expedito, fueron pieza fundamental en el avance, persuasión y decisión de campañas de seguridad  emprendidas en la ciudad. Toda vez que en virtud a los operativos constantes contra el flagelo delincuencial, contribuyó al máximo del compromiso de garantizar efectividad  en materia de seguridad. Impactó y de que forma la alianza estratégica que diseñó con los diferentes medios de comunicación que le sirvieron como instrumento y herramientas de divulgación para movilizar resortes psicológicos, focalizados a sensibilizar y concientizar a la comunidad con relación a un agradable vivir. Además de buscar la seguridad la Coronel Sandra, fue mediadora efectiva cuando se presentaron brotes, bloqueos en la ciudad por parte de ciudadanos que protestaban  por la precaria prestación de los servicios públicos. Ella abrió un nuevo y mejor escenario bajo un tiempo incluyente, serio y responsable; no solo con la seguridad, sino también con el entorno social.

Reconocemos en esta columna periodística el trabajo de valoración de la dignidad humana, mediante la resocialización de pandillas y grupos delincuenciales que vivían al margen de la ley. Es incuestionable el trabajo de la Policía Metropolitana, bajo el liderazgo de la Coronel Sandra, que causó furor y fervor a tal manera que hoy cuando se conoce la noticia de su traslado, queda una sensación de congoja y tristeza en la comunidad samaria. Bajo estos principios de admiración y el compromiso de seguir adelante, el pueblo samario le tributa un merecido y sincero agradecimiento, una emotiva y fraternal despedida, augurándole además éxitos y prosperidad; al tiempo que le deseamos en el futuro próximo mediato, sea investida con el grado de General de la República, se lo merece.

Teniendo en cuenta la loable labor de la Coronel Sandra y sus colaboradores, corresponde a su sucesor, el Coronel Gustavo Verdugo Garavito, a quien se le extiende una cordial bienvenida, no ser inferior a la visión, función y obligación que tiene para seguir avante en la lucha contra la delincuencia en la ciudad. En este contexto la dirigencia samaria, empresarios, comerciantes, periodistas, docentes y demás componentes sociales, le plantean la necesidad que continúen políticas modernas y competitivas en materia de seguridad que permitan que Santa Marta, sea un destino turístico a nivel nacional e internacional.

Es igualmente menester de la comunidad en general, desarrollar y diseñar aplicaciones para ser más eficientes la labor policiva a través de la denuncia. Este dúo, Policía-Comunidad debe garantizar seriedad y confianza absoluta, arrojando mayor efectividad para contrarrestar cualquier brote de violencia e inseguridad.
Publicidad